«Me caí por esquivar a un chico, el carril bici está mal señalizado»

caterina devesa A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Germán Barreiros

Iria Sánchez Prieto, profesora y triatleta, se rompió una clavícula en A Pasaxe, a la altura de un colegio

16 may 2023 . Actualizado a las 18:32 h.

Iria Sánchez Prieto trabaja como profesora de Educación Infantil en el CEIP Plurilingüe Vicente Otero Valcárcel, en Carral, y es deportista federada de triatlón con el club Nosportlimit. Con ellos sale dos veces por semana a realizar un recorrido desde Culleredo. «Todos los martes y jueves vamos desde O Burgo a las 16.00 horas. Yo vivo en Cuatro Caminos por lo que salgo de mi casa y voy por el carril de As Xubias hasta la rotonda del puente de A Pasaxe, donde ya continúo por la carretera». Sin embargo, desde la pasada semana ha tenido que suspender las rutas tras sufrir una caída durante la ruta.

«Normalmente, me voy de casa sobre las 15.30 horas, ya que tardo entre 15 y 20 minutos, dependiendo del tráfico. Esa hora coincide con la salida del colegio de Santa María del Mar. Normalmente tengo que aminorar la marcha e incluso parar porque los adolescentes van a coger el autobús y caminan a través del carril bici. También es habitual que haya coches de los padres mal aparcados en el tramo ciclista, lo que dificulta el tránsito», apunta Iria, que precisamente se cayó debido a que un chico pasaba por el espacio reservado para las dos ruedas. «Un chaval de 15 años iba caminando y mirando su móvil. Lo esquivé para no atropellarlo, pero llevaba la cazadora arrastrando con la mala suerte de que me enganché, me caí y me rompí la clavícula derecha. Más adelante paró un ciclista y me preguntó si el accidente había sido por los niños, ya que los usuarios de ese tramo estamos cansados de que sucedan este tipo de sucesos. El carril bici no es seguro ni para los ciclistas ni para los viandantes. No le echó la culpa al chico, que caminaba por donde no debía, porque creo que el espacio no está bien señalizado». Porque para Iria, su ubicación, delante de un centro escolar, requiere que se refuercen las indicaciones con más señales.

Tres semanas de reposo

Debido a la lesión, Iria deberá guardar reposo varias semanas. «En principio tengo que estar tres semanas con la zona inmovilizada, pero si no cura bien, tendré que pasar por quirófano», aclara la mujer, que añade que «varios ciclistas ya indicaron en su momento a las autoridades que ese tramo estaba mal. Debería haber una alternativa para evitar que esto vuelva a ocurrir. Además, la salida de alumnos, a pie de carretera, no se hace de forma organizada y la Policía Local tampoco actúa en la zona para regular el tráfico». Por eso, pide medidas antes de que ocurra «un suceso más grave».

Colectivos de ciclistas señalan que la vía «es un desastre»

José Luis Leis, presidente del club cicloturista Plato Fondo, se muestra contundente sobre el carril bici: «Tengo más miedo a circular por esa vía que por la carretera», apunte el hombre, que señala como principales problemas «la falta de civismo». «Hay gente que camina por el tramo de las bicicletas, coches que aparcan en él y también lo usan patinetes. Es complicado utilizarlo sin inconvenientes», dice.

Para Leis, la caída de su compañera en A Pasaxe es un riesgo «habitual». «No me sorprende porque es un tramo muy complicado. Muchos optamos por ir por la carretera», dice. Coincide con él Roberto Rilo, de la Asociación Ciclista Crunia. «En mi agrupación, muchos no utilizamos el carril bici. Cuando se hizo el tramo desde el centro de A Coruña a Culleredo, que fue un proyecto de la Diputación con el anterior gobierno local de la Marea, ya advertimos de que era un desastre y pedimos que se modificase, ya que tiene zonas compartidas con peatones y es un peligro».

Sobre el punto concreto en el que la mujer sufrió el accidente, recalca que «es preciso extremar la precaución, ya que es una zona frecuentada por los estudiantes y en la que paran los buses». Rilo advierte de que es complicado solucionar el problema «porque habría que modificar esa parte de la red ciclista, pero lo principal es mejorar su señalización». Así lo cree también Leis. «Es normal que los alumnos no se fijen y atraviesen por el medio. Debe hacerse más visible». En cuanto al terreno, advierten de que es irregular, «con gravilla en el pavimento».