La choqueirada de Monte Alto, en A Coruña, recupera su esplendor

Alejandro García Chouciño
A. g. chouciño A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Miles de personas, ya sin mascarillas, abarrotan las calles San Juan, San José y la Torre. Las comparsas rindieron homenaje a las grandes figuras del carnaval coruñés. O Antroido coruñés de 1813

22 feb 2023 . Actualizado a las 16:27 h.

A Coruña esconde una mentira para quien no conozca su tradicional martes de carnaval. Se puede pasear por la plaza de Lugo, Méndez Núñez y María Pita sin encontrar un ambiente festivo. Más bien una calma y un silencio inusual. La razón es que la magia del entroido más genuino de la urbe se encuentra en el triángulo mágico de las calles San José, San Juan y la Torre. Aquí, el estruendo y la percusión acompaña a cada paso que uno da entre miles de asistentes. La única restricción que quedaba este año era la vergüenza que uno tenga a la hora de elegir el disfraz. La choqueirada recuperó su esplendor de antaño y no faltó ni la difunta reina Isabel II de Reino Unido con su hijo y nuevo monarca, Carlos III. «Pese a que amenazó con llover en algún momento, este año se ve a la gente más suelta y tranquila», resaltaba María Figueroa, integrante de la formación Menudo circo, que se alzó con el primer premio en la categoría grupal del concurso de choqueiros.

Sin complejos ni pudor

«Esto es maravilloso. Había muchas ganas de celebrarlo sin ninguna preocupación. Ahora a vivirlo sin complejos y sin pudor», afirmaba Isabel, vecina del barrio que acudió a la cita vestida como Lidia Lozano. Hay quien llevaba mascarilla, pero por «discreción» bromeaban un grupo de choqueiras. A la cita no faltaron tampoco decenas de Shakiras y Bizarraps, como la alcaldesa Inés Rey, pero también atuendos que les quitaron parte del protagonismo. «Fixemos a máscara con trigo e centeno. A idea foi da nosa amiga Alba Roca e de Fernando, que se lle ocorren cousas moi orixinais. Gústanos saír do socorrido e buscar cousas creativas», explicaban Diego e Tania, vestidos de personas mayores con una masa en la cara.

Hablar de la choqueirada coruñesa es hablar de los maestros que marcan el camino de la irreverencia y la esencia del entroido. Referentes como Merceditas y Alvarito, que acudió con su bañador elegido para la ocasión y se alzó con el tercer premio en la caregoría individual. También hay hueco para las nuevas generaciones, que vienen pisando fuerte. «Comencé a participar hace cinco años. En esa ocasión quedé tercera. Este año tenía la temática circense en el colegio e hice este disfraz de malabarista de los paraguas», resaltaba Vera García, de diez años y vecina de Sada. La Sagrada Familia también tiene representación ganadora. «El año pasado ganamos en la categoría de choqueiros con los carros de helado y este año optamos por hacer algo con marionetas», indicaban Gonzalo y Ana, padres de Iria y Pedro. Su fondo marino con submarino incluido no revalidó el oro, pero se alzó con la plata este año.

El ruido de algarabía de las comparsas arrancó el mediodía en lo que parecía una continuación sin descanso de la gran fiesta de disfraces que vivió A Coruña en todo el centro. Por si quedaba algún despistado sin convocar para el día grande del entroido coruñés, comparsas y choqueiros amenizaron los homenajes realizados a las figuras que han convertido esta celebración en la ciudad en un patrimonio inmaterial de la sinvergüenza. Acudieron a la calle Arenal a recordar a Fernando Amaro, Cantero, le cantaron en la plaza de la calle Parque a Canzobre y de allí bajaron la calle de la Torre para homenajear con una placa en la calle San Juan a Merceditas, una forofa de estas fechas. El siempre recordado por estas fechas Palau, el que fuera concejal veinte años llevando responsabilidades de Fiestas y Deportes, tuvo también su reconocimiento en la plaza Juan Iglesias Mato de As Atochas a la que dieron su nombre en el 2011.

La alcaldesa, Inés Rey, presidió el descubrimiento de la losa de piedra en el Andar do Entroido en homenaje a Romualdo Irijoa Chans. «Durante décadas, esta rúa da Torre, no barrio de Monte Alto, foi o epicentro da movida choqueira. Por iso, o ano pasado quixemos ir un paso máis alá e convertela no noso particular paseo da fama do entroido», dijo Rey, antes de que los choqueiros interpretaran una copla en honra de Romualdo.

La regidora, que fue la encargada horas antes de hacer el saque de honra del partido de fútbol femenino disputado entre Relámpago y Eirís como recuperación de la tradición de los 60 de los partidos entre las solteras y las casadas, alabó la «capacidade que teñen as comparsas, ano a ano, de revitalizar as rúas e implicar á cidadanía nun festexo que forma parte do noso patrimonio cultural, patrimonio co que este Goberno municipal asumiu un compromiso firme: o de coidar a lembranza de figuras como Romualdo para que as vindeiras xeracións recollan o seu legado».