Los médicos exigen rapidez con el Novo Chuac: «Es una necesidad imperiosa»

A CORUÑA CIUDAD

Vista nocturna del futuro Novo Chuac. Vista nocturna
Vista nocturna del futuro Novo Chuac. Vista nocturna

«No podemos seguir así, hay que dinamizar esto de alguna manera», remarcan ante los retrasos en las obras

03 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El proyecto del Novo Chuac acumula retrasos, entre otros motivos, por la situación de bloqueo existente en los accesos y las expropiaciones. Los médicos de la ciudad muestran su preocupación por las dilaciones en una infraestructura «urgente».

«No debemos posponer el progreso más tiempo», exclama el presidente del Colegio Oficial de Médicos de A Coruña, Luciano Vidán, que añade que «es imprescindible que la obra del Novo Chuac arranque cuanto antes, porque lo que se ha hecho hasta ahora corresponde al plan director anterior (la fase 0), pero llevamos dos años de retraso en temas tan importantes como los accesos y el propio hospital, porque esto se planteó para construir el barco a medida que vamos navegando».

«El Chuac es el que puso a Galicia en el mapa sanitario del mundo y cada retraso en el avance no es baladí», remarca Luciano Vidán, que sostiene que «falta mucho espacio para trabajar y por eso se decidió hacer un hospital espejo que, como mínimo, duplique su capacidad». En una obra así, agrega, «hasta que te dan las llaves en mano pueden pasar más de diez años y no podemos seguir acumulando demoras». «Si queremos profesionales de primer nivel necesitamos ofrecerles las instalaciones y la tecnología adecuadas para que puedan desarrollar sus proyectos. No podemos seguir así. Hay que dinamizar esto de alguna manera», reclama el presidente de los médicos, que subraya que «los ciudadanos son los que están sufriendo las consecuencias».

Recreación virtual del jardín bioclimático del futuro Novo Chuac.
Recreación virtual del jardín bioclimático del futuro Novo Chuac.

En la misma línea se expresa el jefe de cardiología del Chuac, José Manuel Vázquez, que ruega que «las obras acaben cuanto antes». «El retraso no es de ahora. Llevamos en obras desde el principio de la década de los 2000 y cada vez es más complejo mantener la asistencia como tiene que estar», subraya Vázquez, quien considera que el nuevo hospital «es una necesidad imperiosa» tiene que hacerse rápido porque gran parte del edificio está actualmente ocupado por obras de la fase 0, lo que implica que se limitan los espacios disponibles para atender pacientes.

El prestigio, en riesgo

El jefe de reumatología del Chuac, Javier de Toro, comenta que el área sanitaria necesita «hacer unos cambios organizativos y para eso hace falta espacio». «Llama la atención que llevemos tanto tiempo de retraso. En sanidad cambia todo muy rápido y si no somos capaces de estar al día nos quedamos atrás», detalla De Toro. «En A Coruña hay un gran apego por nuestro hospital y los ciudadanos ven estas carencias. La reputación se puede perder enseguida. Sería una lástima que se pierdan la confianza y el prestigio ganado durante años», resalta el jefe de reumatología, que describe que «es un hospital que crece hacia adentro, porque se generan muchas más consultas pero en el mismo espacio. Eso genera tensiones y agobio en los profesionales».

La alcaldesa, Inés Rey, reclamó ayer a la Xunta que deje el Novo Chuac «fuera del debate político y electoral» después de que el Gobierno gallego le reclamase la partida presupuestaria para el convenio de los accesos. En Radio Voz, la regidora aseguró que «no falta nada, se puede firmar mañana si quieren» y que no existe «ningún retraso achacable al Ayuntamiento», pero la Xunta insiste en que la dilación sí que se debe a la falta de respuesta del Consistorio.

El hospital no tiene sitio para la unidad de rehabilitación cardíaca

«Hay servicios que no podemos poner en marcha por el espacio», explica José Manuel Vázquez, que ejemplifica que en el área de cardiología necesitan tener una unidad de rehabilitación cardíaca, «que en Galicia existe en casi todos los hospitales». «Y no tenemos sitio para ubicarla», asegura el facultativo, que lamenta el «déficit» en consultas, porque tienen las mismas que en los años 90, y el estado del espacio de trabajo de los investigadores.