La restauración de A Coruña roza el lleno total para las cenas de empresa en Navidad

Caterina Devesa A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

MARCOS MÍGUEZ

Los precios para grupos son variados y oscilan entre los 30 y los 75 euros por persona

05 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras dos años con restricciones de aforos y medidas como la solicitud del pasaporte de vacunación ante la pandemia del covid, por fin los hosteleros de A Coruña recuperan la normalidad ante la campaña navideña. Desde el sector se muestran muy satisfechos por poder volver a celebrar cenas de grupos y de empresas y rozar el lleno durante casi todas las jornadas del mes. Son pocos los locales que todavía tienen mesas libres para los próximos fines de semana. 

Entre los locales con más demanda por estas fechas está el restaurante Balcobo, en Arteixo, debido a que ofrece cenas baile a cargo de Deejay Factory. El establecimiento cuenta con menús de grupo desde los 42 a los 75 euros. En total, los comensales pueden elegir entre ocho propuestas diferentes, todas ellas con productos del mar como cigalas, langostinos, rodaballo o almejas, además de carnes como ternera asada. Asimismo, para los que quieran alargar la velada, tienen la opción de añadir una barra libre por 15 euros más. Otro de los negocios que recibe muchas solicitudes en fechas navideñas es El Pantano, que dispone también de espectáculos musicales de la mano de orquestas como Miramar o Los Satélites. En cuanto a las propuestas gastronómicas, cuentan con un menú de 52 euros por persona con primero, segundo, postre y café, ofreciendo a elegir langostinos, salpicón, vieiras y cóctel de gambas y lubina, merluza, bacalao, jarrete o cordero. «Estamos completos todos los sábados de diciembre. Ya desde finales de octubre registramos muchos clientes para las cenas baile de los sábados y para los viernes de este mes queda algún hueco. El día más solicitado es el sábado 17, tanto para cenas de empresa como de grupos de amigos», apuntan desde el restaurante..

Reservas un año antes

Ese día y el viernes 16 son las jornadas que concentran la mayor parte de las reuniones de colegas de trabajo, por ser los últimos días antes de los festejos propios de Navidad. «Ese fin de semana estamos llenos, normalmente ya se cubre de un año para otro porque reservan de forma anual. En el 2021 pudimos hacer cenas, pero se cancelaron algunas por las restricciones ante el covid», comentan desde el Artabria, donde han apostado por actualizar sus menús y ofrecen hasta seis propuestas diferentes. El más económico es de 38 euros y tiene langostinos, zamburiñas con crema de nécora y merluza o solomillo. La propuesta más cara es de 51 euros y lleva salpicón de buey, langostinos y rape, zamburiñas, colas de langostinos crujientes y arroz con bogavante. 

El viernes 16 es el más demandado en el hotel Attica 21, que acogerá este mes más de 25 comidas y cenas de empresas o grupos de amigos de Navidad, lo que se traducirá en «más de 3.500 asistentes», apuntan desde el espacio. «Para el día 16 se agotó la disponibilidad ya el pasado mes de septiembre», indican. La oferta del establecimiento se completa con la gala de Fin de Año, que durará hasta las siete de la mañana e incluye programación especial infantil para que las familias puedan disfrutar de la velada acompañados por los más pequeños. La propuesta para esa noche es de 185 euros por persona con aperitivos, menú de tres platos, música en directo y chocolate con churros. Además, el restaurante de As Galeras, en Bastiagueiro, tiene reservas para un total de 600 comensales. 

Desde el Cantón 23 también apuntan a los días 16 y 17 como los de mayor número de reservas. «Este año, como Nochebuena y Nochevieja caen en sábado, se adelantaron mucho las reservas y ya tuvimos cenas de empresas en noviembre», indica David Pita, encargado del negocio. El restaurante ha modificado su horario para atender la alta demanda. «Ampliamos para poder cubrir también cenas y comidas familiares, habituales en estas fechas», explica. 

Entre los restaurantes que se suman este año a la extensa oferta de la ciudad, está Oceánico, en el local que antes ocupaba la Moom. El espacio, abierto en noviembre, no tiene mesas libres ningún viernes ni sábado por la noche, aunque quedan huecos para comidas. El nuevo local de moda, que ofrece un nuevo concepto de restauración que suma espectáculo, también ofrece menú para Nochevieja por 180 euros. La propuesta incluye jamón de bellota, salpicón de bogavante, vieiras, lubina y solomillo de vaca o paletilla de cordero, más un variado de postres y cafés. Asimismo, incluye la entrada para la posterior fiesta con dos copas..

La inflación obliga a reajustar la carta de los restaurantes para las ofertas grupales

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, se muestra satisfecho por la recuperación de la normalidad de las cenas navideñas «con casi todo reservado». No obstante, destaca la dificultad de elaborar los menús de grupo debido a la inflación. «Hay bastantes problemas por los precios de los productos y por eso ha costado bastante establecer los menús. Está siendo complicado, pero la parte positiva es que hay muchas ganas y muchas reservas. Además, se recuperan reuniones que el pasado año se cancelaron por las restricciones ante el covid», sostiene.

En el caso de Cantón 23, desde la gerencia señalan que ya en octubre cerraron todos los menús. «Subimos algo los precios atendiendo a la inflación, pero no se hizo un incremento real en deferencia a los clientes. En enero, cuando de nuevo vuelvan a subir los precios, tendremos que volver a ajustar».

Parón tras las fiestas

Cañete hace hincapié en que, a pesar de que la campaña navideña será muy buena, después «se espera un parón importante y un cierto estancamiento», que achaca a la situación económica marcada por el alza de precios y la incertidumbre. «Por la subida de las hipotecas, el precio de la luz, y en general, de todos los productos, la expectativa es que se frene el consumo en la hostelería», argumenta. Por ello, los responsables de los negocios se resignan. «Seremos de nuevo los grandes damnificados ante la crisis económica porque cuando no haya dinero en casa para gastar, vamos a notar una caída muy fuerte de la actividad», concluye.