Campeonas en consumo de psicofármacos

Ariana Fernández Palomo FARMACÉUTICA, INVESTIGADORA EN COMUNICACIÓN EN LA USC Y PRESIDENTA DE LA CIENCIA ES FEMENINO

A CORUÑA CIUDAD

María Pedreda

15 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El primer congreso de salud con perspectiva de género, que organizó en el Muncyt de A Coruña la asociación La Ciencia es Femenino, comenzó con las ponencias dedicadas a la salud mental, un tema prioritario porque, como señala la doctora Carme Valls en su libro Mujeres Invisibles para la medicina, desde Freud hasta nuestros días parte de la medicina se empeña en hacer creer a las mujeres que el problema lo tienen ellas y solo está en su cabeza. Aseguró también que hace treinta años cualquier sintomatología era diagnosticada como neurastenia. En la actualidad, el diagnóstico más frecuente es depresión o ansiedad.

La doctora en medicina Lola Ferreiro Díaz escribía en el diario Nós que desde hace veinticinco años la salud de las mujeres recibe maltrato a nivel asistencial, considerándose la mayoría de sus dolencias de origen psicosomático, sin realizarse, en muchos casos, una exploración para llegar a esa conclusión. Cita Ferreiro Díaz en este artículo a la médica Carme Valls Llobret, quien pone el ejemplo de cómo se trata en este país al 90 % de las diagnosticadas con fibromialgia, una patología que ha tardado en ser reconocida por la comunidad médica —quizá porque es prevalente en la población femenina— y que se trata, como media, con siete psicofármacos diarios que las adormecen y atontan, sin solucionar el problema desde el origen.

Los psicofármacos en este país son habitualmente recetados a personas del sexo femenino, especialmente ansiolíticos y antidepresivos, incluso algunas veces se recetan inadecuadamente para calmar cuadros de hipotiroidismo o de anemia, en lugar de diagnosticar correctamente y recetar hormona tiroidea o hierro, como se requiere en cada caso, afirma la doctora. El último informe del Centro Europeo de Monitoreo de Drogas y Adicción apunta que España es el país del mundo con mayor consumo legal de benzodiacepinas.