Elogio del mejor clima

Alfonso Andrade Lago
Alfonso Andrade CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA CIUDAD

EDUARDO PEREZ

En Coruña, ya lo explicaba el paisano, «o tempo é bo varias veces ao día», y pocos lugares pueden presumir de ventaja tan sustancial

04 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

De verdad, no se entienden las aceradas críticas al clima coruñés, tan frecuentes en semanas como esta. Apenas hay climas como el nuestro, envidia, eso sí, de gente poco formada. En Coruña, ya lo explicaba el paisano, «o tempo é bo varias veces ao día», y pocos lugares pueden presumir de ventaja tan sustancial.

Para alegrarnos el día, el sol brilla con fuerza a las ocho, a las diez y a las once de la mañana, y a las tres, a las seis y a las nueve de la tarde, por ejemplo. Con gran elegancia, la lluvia amaina cuando asoma el astro rey, y esto es perfecto para la playa porque uno tiene garantizados varios baños. Es cuestión de elegir los momentos oportunos. Y en los otros basta con llevarse el paraguas y asumir que los jardines y los cultivos necesitan agua y que hay que repartir el día entre todos.

Es verdad que a algunos forasteros esta intermitencia playera les parece insuficiente. Lo que pasa es que en Málaga o en Alicante la gente se baña mal: acumulan horas de cocción en la toalla (pregúntele a su dermatólogo por esa práctica) y antes del chapuzón se rebozan en crema solar. Luego salen del mar rojos y con manchas blancas, como amanitas.

En Coruña, cuando viene uno de esos días de 30 grados, como el del sábado pasado, se disfruta mucho más. Es el momento de pasear por Rubine en manga corta o de subir a la Torre sin jersey, pequeños triunfos que por ahí adelante no se valoran pero que aquí se tatúan en el cuerpo como los éxitos del Dépor. ¿Y la temperatura media? 18 grados pueden parecer escasos, pero verán que no hay inglés que baje del crucero sin sus sandalias y su pantalón corto... varias veces al día.