Emprendimiento femenino en A Coruña en tiempos de covid: «La pandemia hizo que al final nos armáramos de valor para dar el paso»

Caterina Devesa A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Cristina y Sandra Milena (arriba) abrieron Bolboreta en Santa Cruz en Mayo
Cristina y Sandra Milena (arriba) abrieron Bolboreta en Santa Cruz en Mayo CESAR QUIAN

Tres mujeres sortean la crisis para poner en marcha sus propios negocios

27 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La expresión el que no arriesga no gana la conocen bien los responsables de Kepein Bakery, Salvaje Estudio y Bolboreta. Tres negocios de diferentes sectores llevados a cabo por mujeres emprendedoras de la mano del Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM) de la Cámara de Comercio de A Coruña.

«Nunca había pensando en montar algo propio, pero el año pasado comentándolo con la que es mi socia surgió la idea de abrir una juguetería porque en Santa Cruz, Oleiros, no había ninguna», explica Cristina Martín, de 36 años. Con el tiempo ella y Sandra Milena Pineda, de 37 años, decidieron apostar por una librería. «Además de material escolar y de oficina, tenemos una zona con juegos educativos y cuentos». Una vez definido el tipo de negocio que querían, se toparon con la burocracia. «No sabíamos por dónde empezar y nuestro gestor nos habló del PAEM. Desde allí nos guiaron en todo. Además, tienen un convenio con entidades bancarias por lo que conseguimos un crédito con unos intereses muy bajos. Es algo fundamental porque hoy en día quién tiene 20.000 euros para montar algo», dice Cristina, que recalca que en su caso el proceso fue rápido: «El plan de empresa lo presentamos en enero, en marzo nos concedieron el crédito y abrimos en mayo».

Leti Cabana y Juanjo Miralles dirigen Salvaje Estudio, un estudio de diseño, dirección de arte y nuevas tecnologías

En un sector diferente, pero con las mismas ganas, trabaja Leti Cabana, de 26 años. Para ella emprender siempre fue una opción, «pero me lo planteaba más a futuro». Sin embargo, la pandemia cambió sus planes de vida, y de trabajo. «Nos pilló en Galicia, en una casa en una aldea de Redes a la espera de un visado para ir a San Francisco tras volver de París». Ahora dirige, junto a Juan Miralles, Salvaje Estudio, un estudio de diseño, dirección de arte y nuevas tecnologías. «Con el covid nos armamos de valor y emprendimos por partida doble, ya que también lanzamos, junto a mi hermana Judit, El vino del mes, una tienda en línea, en la que también hacemos eventos con artistas», indica Leti. El programa PAEM les proporcionó las herramientas necesarias para poder hacer realidad el estudio. «La parte en la que más me ayudaron fue en la de hacerme autónoma, ya que yo no tenía ni idea y me asesoraron con el papeleo», dice Leti, que subraya que emprender requiere mucho trabajo, pero también ofrece muchas satisfacciones. «Lo más difícil es diferenciar el tiempo libre del de trabajo, pero poco a poco nos hemos marcado los tiempos. Luego, ser nuestros propios jefes a nosotros nos permite ser nómadas digitales. Trabajamos desde un coworking de A Coruña con clientes nacionales, pero tenemos muchos de Europa y también de USA».