Naturgy investiga el error que llevó a facturar casi 7.000 euros de luz a una pareja de A Coruña

Elena Silveira
Elena Silveira A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Los clientes afectados, que viven en un pequeño piso en el barrio de Monte Alto, confiesan que han dormido «más tranquilos» tras presentar la reclamación ante la compañía suministradora

18 ene 2022 . Actualizado a las 14:48 h.

La compañía Naturgy ha abierto una investigación para descubrir las causas que llevaron a facturar a una joven pareja coruñesa cerca de 7.000 euros por consumo eléctrico en tan solo un mes. Joaquín Fernández y Amanda Villar recibieron la carta el pasado viernes anunciando el cobro y, enseguida, se dieron cuenta de que era un «tremendo error» ya que esa factura era desorbitada y muy superior a los 40 o 50 euros de media que suelen pagar cada mes por la luz. «Además, correspondía a una mensualidad que ya habíamos pagado», puntualiza Amanda. La compañía ha confirmado que están tratando de averiguar el origen de ese fallo y que el cobro de los 6.860,71 euros ha quedado congelado mientras se averigua el origen del fallo. En todo caso, tanto Amanda como Joaquín explican que en su entorno hay más personas a las que les han llegado facturas con cifras poco habituales. «A una de mis amigas le llegó una factura de casi 94 euros por el consumo de luz entre mayo y agosto; otra de 102 euros entre agosto y septiembre; y una tercera de casi 130 euros entre septiembre y octubre. Precisamente en los meses en los que suele haber menos consumo eléctrico en los hogares». La pareja es consciente de que ha habido una subida generalizada en los precios de la electricidad, «pero no son disparates como la factura que nosotros recibimos», puntualizan. Confiesan, no obstante, que después del primer susto y haber presentado por fin una reclamación, esta noche pasada han podido descansar: «Sí, hemos podido dormir tranquilos. Nos dijeron en la oficina de la calle Betanzos que tendríamos respuesta en un plazo de diez a quince días, pero esperamos que reconozcan que se trata de un error. Pero el susto que te llevas es grande», comenta Amanda. 

La pareja recuerda que se pusieron en marcha enseguida para evitar que la compañía eléctrica les cobrase los casi 7.000 euros de luz. Indican que las gestiones con Naturgy, inicialmente, no fueron fáciles. De hecho, la comunicación telefónica el pasado viernes fue imposible, así que enviaron un correo electrónico al que le respondieron este martes. «Y en ese e-mail nos dicen que en 48 horas se pondrán en contacto con nosotros, cuando llevamos desde el viernes esperando nosotros por una contestación. En realidad se trata de una respuesta automática, que no soluciona nada». También intentaron presentar la reclamación en una oficina a la que les remitieron, pero que estaba cerrada por obras. Y, finalmente, pudieron cuñarla de forma presencial en otro local situado en la calle Betanzos. Al mismo tiempo, se comunicaron a través de Instagram con la cuenta de clientes de Naturgy. «Ahí la respuesta sí que fue casi inmediata. Después de explicarles lo que nos había pasado nos mandaron instrucciones para solucionar el tema. Pero justo ya había presentado la reclamación en la oficina de la calle Betanzos», indica Amanda. Sabiendo que la compañía suministradora investiga lo sucedido, la pareja se siente más tranquila: «Esperemos que, al final, todo esto quede en una anécdota y podamos reírnos de un error que podía habernos dejado la cuenta vacía», dicen sin perder el humor. 

Una pareja de A Coruña recibe una factura de la luz de 6.860 euros: «¡Ni que tuviéramos un solario en casa!»

Elena Silveira

Joaquín Fernández y Amanda Villar viven en un pequeño piso en el barrio de Monte Alto de A Coruña. Suelen pagar una factura eléctrica de entre 40 y 50 euros como media cada mes. Pero el pasado viernes, Joaquín cogió en el buzón una carta de la compañía suministradora que casi le hizo entrar en shock: «Bajé como siempre a por el correo y entre otros sobres estaba el de Naturgy. Hasta ahí es lo esperado. Lo que casi me dejó sin aliento fue la cantidad desorbitada que aparecía en ella». Concretamente, 6.860,15 euros. «Subió como una flecha y al entrar me decía todo nervioso: "¡Mira, mira!", zarandeando el papel de un lado a otro», explica Amanda. 

Seguir leyendo