Javier Conde: «A los 900 kilómetros, unas zapatillas de 'running' están muertas»

A CORUÑA CIUDAD

Francisco Javier Rodríguez Conde abrió su primera tienda de «running» Marathon en 1996 en Carral (A Coruña)
Francisco Javier Rodríguez Conde abrió su primera tienda de «running» Marathon en 1996 en Carral (A Coruña) CESAR QUIAN

Al frente de la tienda Marathon, estima que «no hay una mala zapatilla, pero sí una mala elección»

16 ene 2022 . Actualizado a las 10:06 h.

Hace 25 años que abrió la tienda Marathon. «Creo que somos la única de A Coruña especializada en running. Estamos contentos y tenemos nuestra cuota de mercado. Luchamos contra Internet dando el mejor trato posible al cliente, un buen producto, e intentando que no se equivoquen al comprar», explica Francisco Javier Rodríguez Conde. Charlamos en la cafetería Crux de la avenida de Oza, a pocos metros de su negocio. Cuando se pone a hablar de calzado deportivo lo hace con emoción y conocimiento. «No hay una mala zapatilla, pero sí una mala elección. La gente se obsesiona con un modelo determinado porque le parece bonito o se lo aconsejó alguien, pero no están hechas para lo que él busca. Nosotros les preguntamos cuál es su objetivo, cuánto va a correr... Empleo una media de treinta minutos en vender una buena zapatilla. La gente corre por la tienda para probarlas, es fundamental. Estamos en contacto con podólogos. En cierta forma somos como una consulta y derivamos a otros especialistas. Prácticamente la totalidad de los futbolistas y deportistas de primer nivel juegan con plantillas adaptadas a sus pies. No se puede salir a correr por el paseo marítimo con la bota de fútbol sala», sentencia.

De Girona a Carral

Su familia es de A Pontenova. Su padre trabajaba en Telefónica y fue destinado a Girona. «Nací allí y regresamos cuando tenía 8 años. Me crie en Carral y desde esa edad siempre hice deporte. Jugué al fútbol y al baloncesto y, cuando dejé de jugar, empecé a correr. Salgo tres veces a la semana y no soy de hacer mucha distancia, unos 8 o 10 kilómetros», confiesa Javier, que empezó a estudiar Aparejadores hasta que en 1996 montó su primera tienda de deportes Marathon en Carral. En el 2013 se trasladó a su ubicación actual en A Coruña. Me lo imagino corriendo con las mejores zapatillas del mercado. «Para nada, eso es un error que cometen algunas personas. La más cara no tiene que ser la mejor para ti. Es cierto que unas buenas no deben de bajar de los 120 euros y que una mala elección puede provocar lesiones, pero no hay que ir siempre a por lo más caro. Todas las marcas tienen buen producto, pero hay que saber elegir lo ideal para cada persona y sus circunstancias», insiste.

Enero y septiembre

Le enseño en el móvil mis datos de kilómetros caminados en los últimos meses. «El impacto andando es tu peso por 1,2, pero corriendo se multiplica por tres. La gente se fija en la suela de las zapatillas y, si las ve poco gastadas, le valen. Pero la media suela, que no se ve, cuando las estrenaste tenía 2,4 centímetros, ahora bajó a 1,9. Se compacta y ya no amortigua. Ya no nos está defendiendo ante el impacto. A los 900 kilómetros, unas zapatillas de entrenamiento están muertas. Si son para caminar duran hasta los 2.000. Y eso las buenas, las malas peor todavía», analiza. Estos días son los de más trabajo del año. «En enero y septiembre, siempre. Es tiempo de propósitos. Nosotros tratamos igual al que hace dos minutos y pico el kilómetro como el que emplea ocho. A todos les pedimos que nos den datos como el peso, las metas que quieren alcanzar, el ritmo de carrera que van a seguir... Por aquí vienen desde atletas que van a pruebas muy duras de más de 100 kilómetros, maratonianos y aficionados. Ahora bien, no siempre las lesiones son culpa de una mala elección de las zapatillas. Hay personas que corren siempre la misma distancia y un buen día hacen el doble. Es importarse programarse y no saltarse el guion», recomienda Javier. Está separado y tiene dos hijos de 10 y 6 años. Todavía tiene 49 años. «Los 50 los cumplo el mes que viene», dice. Le gusta mucho la música y tiene compradas las entradas para el concierto de Pearl Jam en París que fue aplazado en varias ocasiones por la pandemia. «Escucho de todo y me encanta ir a directos y a festivales», confiesa mientras da un sorbo a un vaso de agua con gas. «Es curioso, pasamos bastante del tema del calzado y es lo que nos une al suelo. Si tienes lo pies incómodos estás de mal humor o te lesionas», insiste el especialista en running.