A Coruña, Lindbergh y las luces de la cultura

Miguel Lorenzo SENADOR POR A CORUÑA Y PORTAVOZ DE CULTURA DEL GRUPO POPULAR EN EL SENADO

A CORUÑA CIUDAD

M. Dylan

02 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

No se puede entender la ciudad de A Coruña sin el puerto, motor de la ciudad durante siglos que supo evolucionar con lo que demandaba cada época, un espacio de trasiego de mercancías pero también de personas, que vio despedir a tantos gallegos a la diáspora y que presenció reencuentros que nos emocionan y todavía perduran en nuestra memoria. Un entorno que hoy mezcla lujosos cruceros, lonja pesquera o descargas de materia prima para combustible.

Fue precisamente la sucesión de accidentes vinculados a la llegada de grandes petroleros a su bocana la que abrió la puerta a una nueva infraestructura lejos del casco urbano y la apertura de nuevos usos en una fachada sin igual, la de la ciudad de cristal. Como tantas veces, los gallegos nos crecemos ante el infortunio y terminamos por positivarlo.

En la actualidad, A Coruña se encamina hacia uno de los mayores cambios urbanísticos de su historia, y el sendero empieza a marcarse con un sello de garantías, el que ofrece la cultura.