El viento de la esquina de Rubine

Javier Becerra
Javier Becerra CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA CIUDAD

Marcos Míguez

Allí la alerta naranja se pone roja y  te obligan a agarrarte a una señal cual Dorothy en el tornado de «El Mago de Oz»

26 nov 2021 . Actualizado a las 14:33 h.

Rubine es una calle peculiar. Céntrica y populosa, sin embargo tiene un punto de lugar aparte. Será por estar flanqueada por enormes edificios que no permiten ver el cielo. Será porque empalma dos espacios abiertos como la plaza de Pontevedra y la playa de Riazor, haciendo casi de túnel entre ambos. Será porque, de noche, allí se generaba un microclima especial con su bingo, la Internacional y los diferentes pubs y afters que abrieron y cerraron sin solución de continuidad, algunos de ellos realmente sórdidos.

Pero hablando de microclimas, el de Rubine también es muy particular. Es usual en verano notar como la temperatura desciende un par de grados al pasar por ella. Pero lo extraordinario de verdad allí es el viento. Sopla con una fuerza tremenda. Y, excepto para los vecinos, lo hace siempre de manera sorpresiva. Especialmente en la esquina con la avenida Buenos Aires, la que da a la playa. Allí es donde cayó el cartel de la Mutua Gallega el pasado miércoles, hiriendo a una persona. Y donde todos los coruñeses nos hemos sentido desbordados por la fuerza de un torbellino atlántico que dobla paraguas sin piedad, hace volar sombreros hasta lo inalcanzable y es capaz, en sus fases más virulentas, incluso de tirar a personas al suelo.

Nos acordamos de ello cuando vemos sucesos como el de esta semana. O las caídas de cascotes de los edificios. Pero, sobre todo, cuando en un día enrevesado pasamos y comprobamos que la expresión alerta naranja se convierte en roja en ese vial. Porque en la esquina de Rubine los temporales son temporales de verdad. De los que te obligan a agarrarte a una señal cual Dorothy en el tornado que asola Kansas en El Mago de Oz. De los que te hacen meterte en un portal como un refugio antiaéreo. De los que te hacen pensar que en esta ciudad en ningún lado sopla el viento como en la esquina de Rubine.