Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

El sueldo del alcalde

José Picado DE GUARISNAIS

A CORUÑA CIUDAD

31 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Quedan en la terraza de siempre a la hora de siempre. Con normalidad. Y tranquilidad. Se sientan en una mesa las mujeres, Nenucha, Chuca, Chata, Calucha, Chitola y Cachita, y en la de al lado sus maridos, Chundo, Moncho, Juancho, Pancho, Gelucho y Tonecho. Con la disposición de siempre, que esta costumbre de sentarse así no la impuso ningún virus malandrín. Los hombres a su conversación y las mujeres a la suya, atentas además a la de los maridos, la mesa del otro lado, las redes sociales y los comentarios con Chente, el camarero-amigo de toda la vida.

Cuarenta mil euros tiene de sueldo el alcalde, dice Moncho, profesor de filosofía. ¿Es mucho o poco?, se pregunta. Pues depende, se contesta. Todo es relativo. Según la prensa los alcaldes de Pontevedra, Vigo, A Coruña, Lugo y Ourense cobran alrededor de los setenta mil. El de Santiago, cincuenta mil, y el de aquí los cuarenta mil eurillos del ala. Y ¿en relación a qué indicadores se fija el sueldo de un alcalde? Menuda pregunta. Pancho, que trabajara en la Caja de Ahorros, opina que debería hacerse una escala con los PIB's de cada ciudad; con la riqueza que aportan. Chundo, que fuera titular de una librería, dice que tendría que baremarse por población. Juancho, antiguo contramaestre, sostiene que habría que escalafonarlos y pagarles en función de cómo mandasen las tropas municipales (funcionarios, contratados, etc…). Para eso les dan el bastón de mando. A Tonecho, anticuario jubilado, le parece que lo mejor es la ejecución del presupuesto anual: a cuánto asciende y en qué porcentaje se cumple. Gelucho, delineante de Bazán y sindicalista en dique seco, defiende la medida de la productividad: expedientes, inversiones, contratos, convenios y así.

Como siempre las mujeres, todas ellas también jubiladas, están pendientes de cómo los maridos arreglan la política municipal y el resto del mundo. Chata, que fuera empleada de Correos, está indignada. Le parece que el alcalde de Ferrol no debería cobrar menos que el de Betanzos o Narón, por citar sólo dos ejemplos de villas cercanas. Chuca, profesora de matemáticas, hizo sus cuentas. Las alcaldías de Ferrol, Santiago y A Coruña, en comparación a sus iguales, cobran menos “gracias” a las devaluaciones que hicieron los tres antiguos alcaldes de la Marea. Total, debieron pensar, para lo que vamos a hacer y el tiempo que vamos a estar aquí, bien nos llega. Bajaron sus sueldos y después les bajó la marea. Cachita tiene una idea mejor. Ni productividad, ni PIB, ni presupuesto, ni población ni farrapos de gaita. Al alcalde hay que pagarle por bandos. Por el número de bandos que dicte y su calidad literaria. Se hace saber, por orden del señor alcalde, que a partir del próximo mes…