¿Es bueno tomar colágeno antes de los 30 años?

LILIANA G. ABAD / S.F

A CORUÑA CIUDAD

propia

Todos quieren probar. Los suplementos de colágeno hidrolizado acaparan la atención de un público cada vez más diverso. Su consumo compensa la pérdida de la propia proteína en el organismo y los especialistas explican qué hay detrás

05 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Parece que estuviera de moda, pero el consumo de los suplementos de colágeno en cualquiera de sus formatos (polvo, bebidas o cápsulas) viene de unos años atrás. Sin embargo, desde que algunos influencers y celebrities se han hecho eco de su uso en las redes sociales, la demanda de estos suplementos ha ido en ascenso. Y aunque los especialistas consultados para este reportaje coinciden en que su ingestión potencia ciertas funciones a nivel corporal, apuntan que no es imprescindible su consumo, si mantienes hábitos de vida saludables. Según el nutricionista Saúl Sánchez «a partir de los 25 y los 30 años la producción de colágeno decrece, sobre todo en la piel y en el tejido muscular. Por ejemplo, en deportistas de alto rendimiento, debería empezar a suministrarse en este rango de edad», afirma Sánchez. Pero en personas «que llevan una dieta equilibrada, realizan ejercicio con frecuencia, duermen bien y no están sometidas a niveles de estrés, no es estrictamente necesario consumirlo, se puede, -aclara- pero no soy partidario de la suplementación con colágeno».

En cambio, Blanca González, vocal de dermofarmacia del Colegio de Farmacéuticos de A Coruña, recomienda su consumo a partir de los 30. «Pero más que definir una edad, creo que hay que tratar a la persona, según la edad de esa piel y no por la biológica -destaca-. Desde el mostrador de farmacia la aplicación que le damos va desde la nutricosmética, aplicado más a la piel que al tema osteomuscular. Siempre intentamos que se apueste por una alimentación lo más variada posible y a través de ello obtener los nutrientes necesarios», dice Blanca González. No obstante, la experta asegura que para notar los cambios es necesario actuar desde distintos frentes. «Además de mantener las rutinas de limpieza e hidratación adecuadas, así como el uso de cremas estimulantes formadoras de colágeno como el retinol y las vitaminas A y C, también es importante no fumar, consumir dietas ricas en frutas y verduras, y no exponerse al sol excesivamente». Al tiempo que añade que si bien no existen grandes estudios dermatológicos al respecto, «los que se han realizado hasta el momento ya demuestran mejoras en la piel. Por ejemplo, en temas de arrugas, hidratación y elasticidad», concluye la experta.

Un detalle importante a tener en cuenta según los especialistas, es que los suplementos de colágeno, «siempre tienen que ser hidrolizados porque si no esa proteína se absorbe muy mal en el intestino», señala Raúl Sánchez. Y recomienda además, que «el suplemento venga enriquecido con vitaminas A y C, porque ambos nutrientes potencian la síntesis endógena de la proteína». La divulgación científica, continúa, habla de que tanto para mejorar la piel como para los dolores articulares, «lo óptimo es consumir entre dos y 2,5 gramos de la proteína. Lo cual no quiere decir que haya que tomar la misma cantidad del suplemento. Y esto es más fácil conseguirlo cuando el suplemento viene en polvo, -explica Saúl- porque para tomar esa cantidad de colágeno en pastillas, se requieren 5 o 6 al día, que para algunos no es importante, pero para otros resulta un inconveniente», concluye.