A un paso de escapar del maltrato en A Coruña

m. carneiro A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

MARCOS MÍGUEZ

Los especialistas que atienden a las víctimas señalan el camino: ir a pedir información abre la salida de la violencia machista a través de una red de asistencia jurídica, psicológica y social que las protege y acompaña

26 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Por qué cuesta tanto librarse de un maltratador? «En psicoloxía chamámoslle "indefensión aprendida"». Cando unha persoa é sometida a unha violencia continuada e non ten escapatoria, a resposta é quedar paralizada. O medo, se é crónico, leva á submisión», explica José Manuel Oreiro. La violencia con frecuencia viene de atrás. «Muchas mujeres nunca creyeron que pudieran merecer ser dueñas de sus vidas», apunta María Luz Morales, coordinadora del programa de apoyo a las víctimas del Colexio de Psicoloxía. Habla de la carga de culpa que soportan las mujeres por serlo. «La creencia general es que ella es la culpable. De lo que le pasa a los hijos, por ejemplo. Parece que el hombre no ejerce influencia sobre ellos, y esa falta de responsabilidad no se considera daño», dice.

Al Centro de Información a la Mujer (CIM) de A Coruña las víctimas llegan «con mucho miedo a que las maten, empequeñecidas frente al agresor, al que magnifican, con vergüenza por haberlo escogido y a la vez sin querer hacerle daño, preocupándose de toda la familia menos de ellas mismas, desvalorizadas, sintiéndose culpables», en un estado psicológico y emocional extremadamente complejo que les impide dar el paso de denunciar, intimidadas además por la dureza del sistema jurídico y policial, señala Beatriz Rico, jefa del departamento municipal de Igualdade.

Saben que sin denuncia no hay protección, pero aún habiéndola, ¿quién protege a los niños? De todas la violencias, psicológica, sexual, económica, digital, vicaria, el daño a los hijos es la mayor, «ese pánico a que se vayan con los padres y no vuelvan», pronuncia Rico. La suspensión de las visitas no es una quimera. La última reforma del Código Civil establece que «si un progenitor está incurso en un proceso penal contra otro por determinados delitos no procederá régimen de visitas -indica la abogada Beatriz Núñez-, pero habla de progenitor, padre o madre, y no cierra la puerta a que el juez decida mantenerlas si el interés del menor lo requiere».