Los patinetes eléctricos suman 11 accidentes y 20 multas en once meses, en A Coruña

Lucía Cancela A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

MARCOS MÍGUEZ

El aumento de usuarios de los últimos meses en las calles se debe a las ventajas económicas y de movilidad que ofrecen estos vehículos, de los que no existe un censo

27 sep 2021 . Actualizado a las 18:23 h.

«A raíz del Real Decreto aprobado en el 2020 dejamos de ser juguetes que andaban por las calles y pasamos a ser conductores de un vehículo». Así resume Enrique Fernández, presidente de la asociación coruñesa de usuarios de vehículos de movilidad personal (VMP), su progresiva aparición en el día a día. Si hace tres años su uso era anecdótico, hoy en día es raro no cruzarse con un patinete eléctrico u otro tipo de vehículo similar en las calles de la ciudad.

En plena semana de la movilidad urbana, los usuarios de este tipo de herramientas le dan un aprobado a A Coruña en cuanto a su adaptación: «Es una ciudad pequeña, sin apenas cuestas, y que, en su mayoría, podemos recorrer entre carriles bici y calzadas con limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora», explica el responsable del colectivo. Aunque eso sí, no sabe cuántos patinetes eléctricos puede haber, pues no existe un censo que los registre. Al tiempo que la DGT quiere que estos vehículos tengan seguro obligatorio y que dispongan de un código para identificarlos, cada vez son más los peatones y conductores de vehículos que piden un mayor control sobre el cumplimiento de la ordenanza municipal de A Coruña que regula el uso de las vías públicas. Las organizaciones de usuarios de patinete fueron, en su día, los primeros que pidieron una regulación clara.

En junio del 2020, el Ayuntamiento de A Coruña era pionero en la regulación de su uso y publicaba en el BOE la instrucción sobre la regulación de uso de vehículos de movilidad personal. Seis meses después, entraba en vigor el Real Decreto 970/2020 con el que adquiría una categoría propia como vehículo. Eso sí, con una leve diferencia. No es un vehículo a motor, pero sí uno motorizado y, por el momento, no exige un permiso de circulación ni de conducción.