Detenido en Madrid el presunto asesino de la coruñesa Mónica Marcos

e. silveira / t. Rivas A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

El supuesto agresor cogió un avión y fue localizado en el hostal donde se alojaba

14 oct 2021 . Actualizado a las 18:33 h.

La ciudad de A Coruña amaneció este jueves conmocionada por la muerte de una mujer de 52 años, Mónica Marcos Piñeiro, supuestamente acuchillada por su actual pareja, J. R. G. G., un hombre de complexión fuerte, de 48 años y que, a última hora de ayer, fue detenido en Madrid por la Policía Nacional cuando buscaba alojamiento y en un establecimiento mostró su DNI. En ese momento, saltó el aviso de que el hombre estaba siendo buscado como «presunto autor de un delito de homicidio en relación con violencia de género». Está previsto que el detenido sea trasladado hasta A Coruña, a la comisaría de Lonzas, en las próximas horas. Durante el fin de semana podría pasar a disposición judicial según informan la Delegación del Gobierno y el TSXG. 

El asesinato, según todos los indicios, ocurrió a lo largo del día del miércoles en el domicilio de la víctima, situado en la calle Juan Darriba, en el barrio del Birloque. El delegado del Gobierno, José Pose Miñones, confirmó que el sospechoso fue visto durante el día en las cámaras del aeropuerto de A Coruña ya que cogió un avión que aterrizó en Madrid. Gracias al seguimiento de su móvil fue localizado por agentes de la Policía Nacional en Madrid y detenido, sin oponer resistencia, en el hostal en el que se había alojado. Miñones ha precisado que si no se le pudo arrestar antes fue porque viajó en avión antes de que el hijo de la mujer descubriese el cuerpo de la misma en su domicilio de la calle Juan Darriba. «En menos de 24 horas fuimos capaces de localizarlo», ha sostenido Miñones, quien ha elogiado la «coordinación» entre los cuerpos policiales de A Coruña y Madrid, por lo que espera que la declaración del presunto asesino sirva «para cerrar bien el caso».

Mónica Marcos, asesinada presuntamente por su pareja
Mónica Marcos, asesinada presuntamente por su pareja

Mónica era una persona muy conocida, ya que regentaba en el barrio una panadería, perteneciente a un negocio familiar. Estaba divorciada desde hacía años y tenía dos hijos. Uno de ellos vivía con ella. Precisamente fue él quien, al entrar en casa después de trabajar (es empleado en un local de hostelería y algunas fuentes confirmaron que su abuelo lo llevó a casa en coche), se encontró a su madre en una habitación tendida sobre un charco de sangre y un cuchillo a su lado. El arma estaba envuelta en un calcetín.