Resignación y caras largas en la vuelta a clase de los alumnos de ESO y bachillerato de A Coruña

T. R. A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Con los madrugones y el regreso a la rutina llegaron también los atascos en diferentes puntos de la ciudad

15 sep 2021 . Actualizado a las 11:08 h.

La sensación a la entrada de los colegios era muy distinta este jueves a la que se vivió la semana pasada. La emoción de los más pequeños dejó paso a la resignación de los 22.000 alumnos de ESO y bachillerato que hoy volvían a las aulas. «No me apetece volver. Ojalá el verano durase más porque se acabó muy pronto», fue la frase más repetida a la entrada de los centros. La vuelta a la rutina y los madrugones son dos factores que juegan en contra, pero hay otro positivo, el reencuentro con los compañeros.

Con la vuelta a las clases llegaron también los atascos. Alrededor de las 9 de la mañana se registraron retenciones en diferentes puntos. A la afluencia de coches de estos días se le sumó hoy la de los autobuses escolares que cubren diferentes rutas por la ciudad y la de los vehículos de muchos padres que llevaban a sus hijos a su primer día de curso.

Este año será el segundo con protagonismo del covid. Y desde los centros se seguirá concienciando para evitar su propagación. En el Eusebio da Guarda de A Coruña lo tienen muy presente. «Aunque se hayan suavizado medidas y haya un porcentaje alto de la población vacunada, no podemos acomodarnos. Hay que mentalizar al alumnado y pedir la colaboración de familias y profesores para seguir luchando contra el covid», aseguró Isabel Ruso, directora del centro, en el programa Voces de A Coruña, de Radio Voz.