María Casares, diva en París

Alfonso Andrade Lago
Alfonso Andrade CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA CIUDAD

No disponible

La actriz coruñesa obtuvo un gran éxito en 1991 con su interpretación en «Comedias bárbaras», de Valle-Inclán

11 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Para los franceses se trataba de un acontecimiento extraordinario. María Casares era mucho más que una actriz; era una diva y un fenómeno social en el país, y además venía de ganar ese Premio Nacional de Teatro. Para los españoles -más aún para los gallegos- era doblemente extraordinario, porque la coruñesa encabezaba el reparto de Comedias bárbaras, de nuestro paisano Ramón María del Valle-Inclán.

La primera de las 32 representaciones y 15 preestrenos (que se dice pronto) en el Théâtre National de la Colline tuvo lugar el 22 de noviembre de 1991, patrocinada por la Cámara de Comercio de España. Cientos de gallegos poblábamos la sala, en presencia de la infanta Cristina y el embajador. María Casares se llevó las mayores ovaciones ante un público entregado a su excelente interpretación de Doña María, atribulada esposa de Juan Manuel de Montenegro, en la versión dirigida por el argentino Jorge Lavelli (Casares ya había hecho con él Divinas palabras en 1964).

La puesta en escena de Lavelli era buena, pero había algo que a los gallegos nos chirriaba: la musical onomatopeya «touporroutóu», que parece nacida de una pandeirada y que el personaje Fuso Negro usa como muletilla, se convierte en la traducción al francés en un pobre «tupurrutú».