Recuperan un equipo de buceo excepcional usado el siglo pasado en el puerto coruñés

Elena Silveira
Elena Silveira A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Elena Silveira

La escafandra, fabricada en Londres y con todas sus piezas intactas, se utilizaba para tareas de mantenimiento y reparar barcos desde el fondo marino

13 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Es la última adquisición del Museo Massó de Bueu, en Pontevedra, y está expuesto nada más entrar en las instalaciones donde, antiguamente, había una fábrica de conservas. Se trata de un traje completo de inmersión que data del siglo pasado y que se utilizó en los puertos de A Coruña y Ferrol para la reparación de barcos. La directora del centro, Covadonga López, confirma que se trata de una pieza valiosa y «excepcional» ya que, por el material con el que se hacían y el uso que se le daba, es muy difícil encontrar un equipo de este tipo, completo «y que esté intacto, como es el caso». «Lo normal es encontrar algunas piezas sueltas o en mal estado, ya que muchas se perdían y se estropeaban, ya que el cuerpo es de loneta y también lleva cuero, por lo que con el tiempo y el agua acaban deteriorándose», explica.

Elena Silveira

De los años 50 y 60

Las piezas que se pueden ver en el museo de Bueu componen un equipo clásico y convencional en su época utilizado a lo largo del siglo pasado para las reparaciones náuticas, construcciones portuarias y naufragios. Este, en concreto, formó parte del equipamiento del Puerto de A Coruña entre los años 50 y 60, y se utilizó tanto en A Coruña como en Ferrol hasta la aparición, en la década de 1970, de los ya más actuales trajes rana. «Sabemos que todas las piezas son del mismo traje porque coincide el número de serie que llevan grabado en el taller de Londres donde se hacían», puntualiza Covadonga López. El traje es de loneta, caucho y cuero, el casco es una aleación metálica y cristal, los relicarios de pecho y espalda son de plomo y las botas están hechas con cuero y madera, con suela de plomo, puntera y ojales y hebillas de latón, mientras que la pletina de unión es de cobre... «Son trajes que pesaban mucho porque se utilizaban para andar por el fondo marino», añade. Junto a él está el insuflador de aire de los años 30, que conectaba al escafandrista mediante una tubería o manguera con el exterior aportándole oxígeno.

Elena Silveira

La directora del museo explica que del conjunto original solo falta el cuchillo y el detonador, que era también de la misma casa pero no fue adquirido con el equipo. Destaca, además, que los compresores son muy difíciles de encontrar y que, en este caso, tiene dos pistones accionado manualmente para dos buceadores. La caja es de madera de teca, conserva los dos manómetros para controlar la salida de aire y está en perfecto estado de uso y con todos los mecanismos completos.