Mató de un tiro a la esposa de su amante tras descubrir que él nunca se separaría

alberto mahía siro A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

SIRO

Una joven de 25 años asesinó en 1991 de un disparo en la sien a una mujer tras seguirla desde su panadería a su domicilio para «tener el camino libre»

07 ago 2021 . Actualizado a las 11:22 h.

Esta es la historia de una mujer que perdió la cabeza por un hombre casado que no tenía intención alguna de abandonar a su familia por ella. La chica, que ya no podía vivir viendo como su amante le era infiel con su propia esposa, pensó que los que se levantaban aquel otoño de 1991 eran ya demasiados muros para su relación. Así que decidió derribarlos. Se echó la manta a la cabeza y mató a la otra para tener el camino libre. Semejante barbaridad merecía el peor castigo y así fue.

La asesina tenía 25 años. Una joven que aspiraba a ser peluquera y terminó aspirando a ser la única mujer de un hombre que le doblaba la edad, casado y padre de tres hijas. Lo quería. Se enamoró de él, pero no él de ella. Durante los cinco años que mantuvieron relaciones se entregó a su amante con locura. Pero no soportaba compartirlo. Hizo lo indecible para convencerlo de que se divorciara. Cuando cayó en la cuenta de que su enamorado jamás haría tal cosa, el 5 de octubre de 1991 cogió una pistola, siguió a la esposa del hombre hasta su casa y en el ascensor le pegó un tiro en la sien.

La ilusa pensó que jamás la atraparían y que el viudo terminaría casándose con ella. Pero ni lo uno, ni lo otro. La asesina fue detenida tres semanas después y en 1992 la Justicia le impuso 27 años de prisión. Hoy está libre y, como tal, su nombre no puede hacerse público. Mucho menos el de la víctima, por respecto a su familia.