La Fiscalía pide delito de asesinato para los cuatro mayores de edad investigados por el crimen de Samuel

Lucía Cancela
Lucía Cancela A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

CESAR QUIAN

La defensa de la joven considera que esta petición es «descabellada» ante la falta de pruebas. Uno de los menores estaba en libertad vigilada

07 ago 2021 . Actualizado a las 19:57 h.

Representantes de la Fiscalía y de las acusaciones particulares y popular pidieron, en la vista del jueves por la mañana, imputar un delito de asesinato a los cuatro investigados mayores de edad por el crimen de Samuel Luiz, en concepto de autores. Además, pide también que a Kaio se le impute por robo con violencia del móvil de la víctima, en lugar de apropiación indebida. 

Luciano Prado, el abogado de la mujer investigada, declara que la imputación de asesinato es «descabellada» para su clienta: «Viendo los autos, no aprecio nada que pueda tipificar su conducta en los hechos como tal», a lo que añade: «Ni siquiera delictiva». La defensa narra a La Voz que este alegato fue comunicado de esta forma a la jueza instructora durante la vista. 

Prado sostiene que «nada apunta que esta chica haya participado, de ninguna manera, en ningún delito y mucho menos en un asesinato». A partir de ahora, será la titular del Juzgado de Instrucción Número 8 quien se encargue de dictar la resolución.

La jueza citaba a la mujer que se encuentra en libertad con medidas cautelares y a los tres varones encarcelados por este caso, así como a las partes personadas, para concretar la imputación, homicidio o asesinato, tal y como establece el artículo 25 de la Ley Orgánica del Tribunal del Jurado. 

La asociación LGTBI Alas Coruña se presenta como acusación popular, mientras que las acusaciones particulares son ejercidas por la familia de la víctima y el senegalés Ibrahima Diack, que intentó proteger a Samuel Luiz y también resultó agredido. Su defensa, Pablo Romero del despacho Xeito Abogados, manifestó que por el momento su cliente no quiere hacer declaraciones. No obstante, fuentes judiciales declararon que su causa puede ser tramitada en otras diligencias independientes por un delito de lesiones.

Entre gritos de «asesinos»

El autobús de la Guardia Civil que transportaba desde la cárcel de Teixeiro a los acusados por el crimen de Samuel Luiz llegó pasadas las nueve de la mañana al Juzgado de Instrucción número 8. Aunque en un principio estaba previsto que la jueza les comunicara si les imputaba el delito de homicidio o asesinato, finalmente no ha sido así y simplemente les trasladó que el procedimiento seguirá por la Ley Orgánica del Tribunal del Jurado, es decir, que los arrestados serán juzgados por un jurado popular. «En unos días recibiremos la resolución pertinente», señaló el abogado de Ibrahima, el senegalés que intentó proteger a Samuel de la paliza que terminó con su vida.

Los acusados son tres varones están en prisión y una mujer, a la que se acusa de encubrimiento, y que a pesar de ser detenida, fue puesta en libertad con medidas cautelares.

A las puertas del juzgado se vivieron momentos de tensión. Uno de los tres detenidos llegó a cara descubierta mientras el resto de los agresores cubrieron su cabeza para evitar ser identificados. Poco antes de las diez de la mañana también llegó la única mujer acusada hasta el momento, Kathy, por su papel de encubridora, que entró a dependencias judiciales entre gritos de «asesina».

Unos gritos que volvieron a escucharse a la salida, sobre las 11.20 horas. Varios amigos de Samuel que se habían dado cita a las puertas de los juzgados recibieron a los detenidos con gritos de «asesinos» y «púdrete en la cárcel». También estaban allí amigas de uno de los arrestados que vocearon en reiteradas ocasiones «Kaio eres inocente».

Este jueves la jueza instructora del caso emitía auto en el que dictaba que el procedimiento que se sigue será el establecido por la Ley Orgánica del Tribunal del Jurado debido al tipo de delito que se les puede imputar a los investigados. 

A cinco de los agresores se les atribuye el delito de homicidio contra la vida de Samuel y el de homicidio en tentativa contra la vida de Ibrahima, el hombre senegalés que protegió a Samuel Luiz durante las tres fases en las que se dividió la paliza de la madrugada del 3 de julio. Al detenido número 4 se le imputa también el de apropiación indebida.

La Audiencia Provincial ratifica la prisión para uno de los encausados

La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña desestima el recurso de apelación interpuesto por la defensa de uno de los investigados por el crimen de Samuel Luiz, contra el auto de la jueza titular de la instrucción que ratificó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

En esta resolución, contra la que ya no cabe recurso, los magistrados destacan que en base a las pruebas testificales y documentales existentes hasta ahora, la medida impuesta «se encuentra justificada y aparece suficientemente motivada». 

Así, el tribunal entiende que existen «indicios racionales de la comisión por parte del recurrente (K.A.S.C.) de un delito de homicidio», así como «de su participación en la brutal y prolongada agresión física perpetrada sobre la víctima, a la que varias personas propinaron continuos golpes y patadas hasta causar su muerte por traumatismo craneoencefálico».

 Además, ante la gravedad del delito y la pena que supone, los jueces subrayan que la prisión provisional está justificada por la existencia de un «riesgo evidente» de que el encarcelado «pudiera tratar de obstruir la investigación y de alterar o influir sobre las fuentes de prueba, especialmente en lo que se refiere a los testigos», pues el procedimiento se encuentra en fase inicial, «pendiente de la práctica de diligencias esenciales para el debido esclarecimiento de los hechos y de la participación del investigado en los mismos». 

Los magistrados consideran «prematura e infundada una revisión de la medida privativa de libertad provisionalmente adoptada», por lo que han desestimado el recurso. En el auto también señalan que el arraigo residencial y familiar alegados por el investigado son insuficientes para sustituir la prisión provisional por otra medida menos restrictiva de su libertad personal.

Los menores en centro de internamiento

La Audiencia Provincial también ha desestimado los recursos de apelación interpuestos por las defensas de los dos menores investigados en la causa contra el auto. Por lo que mantiene  la medida de internamiento en régimen cerrado. 

El tribunal asegura que existen «fundados indicios», que se desprenden de las declaraciones testificales y de la documentación gráfica, de la participación de los dos menores en la comisión de los hechos delictivos. 

Así, destaca que ambos fueron identificados por testigos como unas de las personas que se encontraban agrediendo a la víctima «inmediatamente antes de que (Samuel Luiz) se desplomara».

Respecto a uno de los menores, los magistrados indican que ya había sido sentenciado con anterioridad al cumplimiento de una medida de libertad vigilada. Y es precisamente, durante la vigencia de cumplimiento de la medida, «cuando presuntamente se infringe de nuevo la ley penal de un modo tan contundente y con consecuencias tan luctuosas, evidenciándose así una clara progresión delictiva que exige una respuesta sancionadora-educativa inmediata», manifiesta. 

Además, debido a la gravedad del delito por el que están siendo investigados, la Audiencia, y el Juzgado de Menores consideran que la medida está justifciada para evitar la reiteración delictiva, el riesgo de fuga y la posibilidad de ambos recurrentes de obstruir la acción de la justicia, dado que las actuaciones policiales no han finalizado.

La Audiencia Provincial de A Coruña comunica que estos son los únicos tres recursos a las medidas privativas de libertad que les han llegado.