Las galerías, inspiración para la nueva fachada de A Coruña

Mila Méndez Otero
mila méndez A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

galerias
CESAR QUIAN

Expertos abogan por un concurso de ideas que cohesione con la urbe la superficie ganada en los muelles sin perder la identidad de la ciudad de cristal ni renunciar a la huella industrial del puerto

23 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La integración urbana del puerto interior es uno de los procesos más complejos, y apasionantes, que se abren paso en A Coruña. Dejando a un lado la discusión sobre quién deberá financiar la conversión de estos espacios portuarios y cómo se solucionará la carga de la deuda de 300 millones que acumula la Autoridad Portuaria, el otro debate en ciernes es cómo será la ciudad futura que dejarán la apertura de los muelles de Batería y Calvo Sotelo, los más próximos al centro y cuya superficie es equivalente a ocho plazas de María Pita, y el de San Diego, de un área similar al casco histórico de Betanzos y su entorno.

Hay consenso en torno al uso público que deberán tener los espacios, pero no se descarta que San Diego, que hasta el final de la década seguirá acogiendo actividades portuarias, pueda albergar viviendas. ¿Cómo serán estas si se construyen? ¿Qué pasará con las naves? ¿Deben destruirse todas? Y, por último, ¿deberán continuar las nuevas edificaciones la fachada marítima más reconocida de A Coruña, la de sus galerías de la Marina y el Parrote?

La mayor expansión urbana: los muelles de Batería y Calvo Sotelo, los más próximos al centro, se prevé que queden liberados en menos de un año. El de San Diego seguirá albergando usos portuarios hasta finales de la década. Solo en esta dársena, la más grande de la ciudad, hay 377.000 metros cuadrados y una edificabilidad de 396.000 metros
La mayor expansión urbana: los muelles de Batería y Calvo Sotelo, los más próximos al centro, se prevé que queden liberados en menos de un año. El de San Diego seguirá albergando usos portuarios hasta finales de la década. Solo en esta dársena, la más grande de la ciudad, hay 377.000 metros cuadrados y una edificabilidad de 396.000 metros ANGEL MANSO

Continuar un modelo

«Por memoria, estaría ben conservar parte da pegada industrial. Construír, creo que xa se construíu bastante no outro extremo, no de Palexco, pero tampouco quero ser conservador. Elevar algún edificio con elementos icónicos da cidade? Non diría que non. Falamos dunha obra que vai condicionar A Coruña no que resta deste século e máis alá. Estamos ante unha oportunidade marabillosa, única, que precisa dun concurso plural de ideas», apunta Roberto Costas, arquitecto y presidente de la delegación coruñesa del Colexio de Arquitectos de Galicia (COAG).