Más de 200 personas alzan la voz en contra de la instalación de parques macroeólicos en la provincia de A Coruña

La Voz A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Los manifestantes señalan que estos proyectos afectan a «espacios ganaderos, madereros o al uso turístico, que afectan a nuestra vida y a nuestra economía»

16 jul 2021 . Actualizado a las 14:26 h.

Más de dos centenares de personas se han concentrado en la mañana de este jueves a las puertas de la Delegación del Gobierno de Galicia, en A Coruña, para protestar contra la instalación de parques macroeólicos. La concentración ha sido convocada por la asociación vecinal Monfero di Non, y han participado otras asociaciones como los vecinos de Paderne que se posicionan contra el parque de Pena do Corvo, Asociación A-Legre , Cabanas di Non, S.OS. Patrimonio Monte do Gato Seselle, Plataforma pola defensa do Monte As Salgueiras y Petón do Lobo, que representan a los municipios de Paderne, Monfero, Oza-Cesuras, Mesía, Cabanas, Ponteceso y Cabana de Bergantiños.

En la protesta, según indica Europa Press, se pudieron ver pancartas con lemas como «Eólicas así non», «Veciños unidos, xamais serán vencidos» o «macroeólicos non», que portaban las numerosas personas que se reunieron frente a la delegación. Iñaki López, representante de la plataforma Monfero di Non, ha explicado que la protesta buscaba «una moratoria eólica y la paralización de proyectos macroeólicos en nuestras aldeas». Según ha trasladado, estos proyectos afectan a «espacios ganaderos, madereros o al uso turístico, que afectan a nuestra vida y a nuestra economía». La asociación Monfero di Non ha sumado 1.700 alegaciones presenciales contra el proyecto del parque eólico en Pena do Corvo. López señaló la dificultad para dar información a los vecinos, ya que «son lugares deslocalizados, y hay vecinos que ni conocen lo que es una alegación».

También mostró su descontento con el Gobierno, ya que según afirmó el representante de la asociación, «la administración es incapaz de admitir todas las alegaciones que presentamos». Por ello, pide «igualdad de condiciones» para que no se vulneren sus derechos. También solicita al Gobierno que revise las leyes de la distancia a las casas, denu8inciando que no sirven las «leyes de hace 20 años, cuando los molinos ahora miden tres veces más». «Las empresas no hablan con nosotros, entran en nuestras fincas privadas y marcan el suelo sin decirnos nada, lo hacen a escondidas. Esto es lo que queremos que paralice el Gobierno, que no admitan a trámite todos esos proyectos», ha zanjado Iñaki López.