Analizan datos de los móviles de los investigados por el crimen de Samuel

alberto mahía A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Marcos Míguez

La policía ya tomó declaración a 26 personas, entre testigos y detenidos

15 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Con seis detenciones y otras que se puedan producir en las próximas horas o días, la investigación por la muerte de Samuel Luiz avanza a muy buen ritmo. Hay varias vías abiertas y la Policía Nacional no quiere que se le escape por alto ningún detalle. Ahí están las declaraciones de los testigos, las de los investigados, las grabaciones de las cámaras de la zona, de los móviles de particulares que captaron la paliza o sus prolegómenos y el volcado de toda la información de los teléfonos de los detenidos.

La jueza del caso ordenó la intervención de esos móviles y los agentes tratan de sacar de sus tripas o de la nube cualquier dato que pueda resultar clave. Desde mensajes, llamadas, redes sociales o fotografías. Hay esperanza que de ahí salga información valiosa, según fuentes de la investigación. Los agentes que asumieron el caso se dividieron las tareas. Desde el mismo momento en que Samuel se debatía entre la vida y la muerte sobre la acera de la avenida de Buenos Aires, los policías de la brigada que investiga el crimen dedicaron jornadas maratonianas para encontrar a los culpables. Ya se dieron los pasos más importantes con las detenciones, pero queda camino por recorrer.

Entre otras cosas, falta el informe final de la autopsia. Los forenses emitieron un documento preliminar al día siguiente del fallecimiento, que hablaba de golpes en la boca, la nariz y la oreja, así como que había sufrido un golpe en la cabeza, en la parte derecha del cráneo por encima de la oreja, de diez centímetros. Pese a que en algunos círculos trascendió que pudo haber sido atacado con algún tipo de arma, como un puño americano, fuentes conocedoras del caso descartan ese extremo. «A Samuel lo mataron a puñetazos y patadas», sostienen los investigadores.