El número 27 de la calle Real de A Coruña recupera su fachada original del XVIII

Mila Méndez Otero
m. m. otero A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

real
MARCOS MÍGUEZ

En una vía donde la práctica totalidad de sus inmuebles tienen algún tipo de protección, fue el Concello quien requirió a los dueños reponer la pared primigenia

14 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Aunque tienen elementos comunes, si te fijas, no hay dos edificios iguales. Tampoco dos galerías gemelas. Balcones, barandillas, composición de huecos, materiales, cornisas, modulación... todos varían. Eso es lo importante en la arquitectura», cuenta el arquitecto especializado en rehabilitación José Mantiñán. Mientras explica la diversidad constructiva que regala la calle Real, algunos se paran a observar las fachadas. La que acaba de concluir él está en el número 27 de la vía peatonal. El bajo que alberga una tienda de carcasas para móviles recuperó el pasado viernes, cuando se firmó el fin de obra, el semblante que lucía a finales del XVIII, cuando se construyó entre 1797 y 1799 por Fernando Domínguez Romay, que era el arquitecto municipal, para José Frausk (como se puede consultar aquí en este enlace del propio Arquivo do Reino de Galicia). 

«Los propietarios recibieron un comunicado del Ayuntamiento que les exigía reponer el estado original de la fachada. Es un edificio protegido de forma integral. Tuve que buscar los planos en el Aquivo do Reino de Galicia, donde aparecieron los esbozos del exterior del inmueble y de la distribución de las plantas. Vimos que, por debajo de la persiana que cubría casi toda la cara del bajo, coronada por un rótulo de un verde intenso, había tres huecos perfectamente alineados con los ejes de los huecos superiores. Replanteamos todo», explica Mantiñán sobre este proceso de arqueología constructiva.

Hasta hace unos meses, este era el aspecto que lucía el número 27 de la calle Real (como se puede ver a la derecha de la imagen). Una reconstrucción que nada tenía que ver con la original. Una remodelación que se hizo a pesar de que el edificio está protegido de forma integral
Marcos Míguez

Escaparete verde

La pared ha dicho adiós al esparate verde. Se rehizo toda de una misma unidad de granito moreno del país. Las piezas, con sus vetas, granulado y color variados, tienen un espesor de 35 a 40 centímetros y coinciden las del interior con las exteriores. Por fuera, las juntas presentan el almohadillado utilizado para resaltar estas piezas y que vemos en edificios históricos gallegos, como el de la Subdelegación del Gobierno o en dos de las Casas de Paredes. «Este edificio lo tenía y fue obligatorio reponerlo», precisa.