ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

En el nombre del padre

A CORUÑA CIUDAD

La familia de Samuel llora a un hijo, no a un símbolo

10 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No parece una carta de esta época. Para empezar está llena de agradecimientos a todo el mundo, a la ciudad, a la gente, al 061, a los amigo y compañeros. Después menciona a Dios, algo bastante insólito en la sociedad de hoy, donde cualquier atisbo de divinidad queda recluido en la intimidad, como en las catacumbas. Lo más anacrónico, sin embargo, es la ausencia de reproches, la inexistencia de interjecciones de venganza, la omisión de una exigencia de castigo severo contra los asesinos de su hijo, al que no sitúa en ninguna categoría confesional o sexual sino que es simplemente Samuel, escrito con mayúsculas y en rojo de sangre.

Siguiendo con las anomalías, el padre del joven víctima de una paliza en A Coruña utiliza la acera más cercana al drama como muro de las lamentaciones. Allí queda expresado su dolor en una prosa manuscrita llena de ese sentimiento que no cabe en la estrechez de las redes sociales con su anemia de caracteres. Nos reconcilia con esos mensajes que se leen como si se estuviera escuchando a quien los escribió en un lugar sosegado, sin ruido ni gritos alrededor, como en un velatorio donde el dolor se vierte con contención para no alterar la paz perpetua del difunto.

Este padre merecería que nadie le arrebatara el recuerdo de su hijo. Es suyo, no de quienes sin haberlo conocido se apropian de la tragedia para adornar causas en las que el difunto no estaba porque ser gay no implica obligatoriamente una militancia ortodoxa, sino que muchas veces es una forma de vivir la vida sin más. Al parecer pertenecía a la iglesia evangélica, dato molesto para algunos, sin que sus pastores hayan utilizado el martirio como bandera. Él era, igual que todo el mundo, un conjunto de identidades superpuestas que componían un ser humano único y por lo tanto reducirlo a una es manipularlo de manera póstuma.