Así se inició la agresión mortal a Samuel: «O paras de grabar o te mato, maricón»

Alberto Mahía A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

La acompañante del joven coruñés al que mataron en la madrugada del viernes al sábado relata cómo ocurrió todo y asegura que «comenzó con una discusión por el móvil y terminó como un ataque homófobo»

05 jul 2021 . Actualizado a las 23:27 h.

Lina no para de llorar. No hay manera de darle consuelo. Era una de las mejores amigas de Samuel y lo vio morir. Es la chica que se encontraba con él cuando se toparon con el joven que terminaría siendo su ruina. Lina cursó con Samuel los estudios de auxiliar de enfermería y ambos trabajaban juntos en la residencia benéfica de Padre Rubinos en la ciudad de A Coruña. Este lunes, rodeada de los chicos y chicas que más querían al fallecido, acudieron al lugar donde lo mataron. Querían que todo el mundo supiera cómo era su amigo: «Un ser humano extraordinario que nos dejará un hueco que nunca podremos llenar».

Esta joven explicó paso a paso todo lo que ocurrió esa madrugada. Primero recordó que llevaban mucho tiempo queriendo salir por la noche, pues Samuel prácticamente no había pisado la calle durante toda la pandemia. Era «muy responsable y quería mucho a las personas que atendía en la residencia de Padre Rubinos, la gran mayoría de edad avanzada. Por eso se cuidó mucho de no contagiarse», destacó su amiga.

Ya el jueves habían salido a tomar algo. Y el viernes por la noche repitieron. En esta ocasión, acompañados de otras dos chicas. Poco antes de las tres de la madrugada, cuando se encontraban en el pub Andén, en los bajos del Playa Club, ambos subieron a fumar un cigarro al paseo marítimo, frente a Riazor, mientras el resto de la pandilla se quedaba dentro. Lina recuerda que en ese instante se puso en contacto con su amiga Vanesa mediante una videollamada, conversación a la que se unió Samuel, pues también la conocía.