A Coruña amanece tranquila y sin basura en la playa, aunque con restos de botellón en calles que fueron desalojadas

Elena Silveira
Elena Silveira A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Un grupo de jóvenes volcó un coche en Emilia Pardo Bazán y dos personas fueron detenidas por atracar a una pareja en Santa Margarita, pero no hubo ingresos por quemaduras en el Chuac. Controles policiales para vigilar la vuelta a casa

24 jun 2021 . Actualizado a las 21:51 h.

El día de San Xoán amaneció con la ciudad tranquila, limpia y casi sin incidencias. Las playas urbanas ofrecían una estampa poco habitual, nada parecido a la de otros años: sin gente y sin restos de desperdicios o de las hogueras. De hecho, desde las nueve de la noche del miércoles se impidió el paso a los arenales.

Solo en algunos puntos determinados de A Coruña quedaron pruebas de los festejos nocturnos, aunque el servicio municipal de limpieza fue retirándolos a lo largo de la mañana. En la plaza de España había vasos, botellas, plásticos y alguna que otra raspa de sardina tirada en el suelo. También quedaron «pruebas» de la noite meiga en el parque de Santa Margarita, en el barrio de las Flores y algún que otro vaso perdido en la zona de la Maestranza.

Algunos vecinos madrugadores de la zona de la Gaiteira, donde se celebraron sardiñadas y churrascadas, explicaban por la mañana que la gente se comportó de forma cívica y «la fiesta del fuego se convirtió en la de la comida» y les recordó «a como se hacía antes el San Xoán, que era un evento que reunía a los vecinos de los barrios o, incluso, de una misma calle».

José Francisco, que tiene 81 años y es vecino de los Castros, indicaba que evitar las concentraciones de gente en las playas «seguro que ha supuesto un ahorro importante para el Ayuntamiento en limpieza y en accidentes, porque en los últimos años el San Xoán nos ha dado muchos sustos». Su amigo Rafael, añade que quizás habría que retomar esas viejas costumbres: «Que nos deixemos de tanta fogueira nas praias e haxa máis sardiñas nos barrios, para vivir a festa cos nosos».

Elena Silveira

Óscar y Montse aseguraban que en situaciones normales está bien que la fiesta se celebre en las playas, porque se unifica el control de los fuegos y la limpieza. Pero, dada la situación actual, es lógico que hayan cerrado los arenales, «aunque es un fastidio para los más jóvenes», puntualizan. Dada la situación normal que las cierren, es fastidio para la gente joven, pero creemos que fue un acierto». En todo caso, Montse indica que  los barrios estaban a tope y estas fiestas posiblemente tendrán más adelante un reflejo en los datos del covid. «Por el hecho de que nos estemos vacunando parece que ya somos inmunes. Pero veremos las consecuencias en un plazo de 15 días, teniendo en cuenta que las cifras están subiendo», indicó.

Desde el servicio de Urgencias del Chuac confirmaron también que fue «una noche muy tranquila» No atendieron ni a una sola persona con quemaduras y la fiesta solo dejó algún perjudicado por el alcohol. El equipo de emergencias, que habitualmente tiene en la madrugada del 23 al 24 de junio la noche más complicada del año, confirmó que en esta ocasión y por segundo año, el covid restó la habitual demanda por lesionados al saltar las hogueras y redujo al mínimo la habitual avalancha de intoxicaciones etílicas.

Por su parte, el jefe de seguridad ciudadana de A Coruña, José García Touriñán, confirmó en el programa Voces de A Coruña, de Radio Voz, que fue una noche atípica y tranquila, en comparación con otros años en los que no había restricciones debido a la pandemia del covid-19. En concreto, comentó que recibieron durante la tarde y la noche un total de 150 llamadas telefónicas quejándose por ruidos y otras incidencias. En concreto, 25 de ellas fueron por ruidos en viviendas. «En una de las actuaciones en un domicilio de la calle Barcelona, se denunció administrativamente a los causantes por infringir la Ordenanza de Contaminación Acústica», puntualizaron desde el Ayuntamiento. 

Touriñán aseguró que el único problema destacado fue el que protagonizó un grupo de jóvenes en la calle Emilia Pardo Bazán, que volcaron un turismo, un Citroën Saxo, en la vía pública. «No se pudieron localizar a los autores», confirmaron desde la Policía Local. Otro de los sucesos fue la detención de dos personas  por asaltar a una pareja que paseaba por Santa Margarita. Además, fue denunciado administrativamente un joven por infringir la Ordenanza de Limpieza, pues en presencia de los agentes arrojó al suelo varios envases de una terraza en la calle San Juan.