El Millennium de A Coruña volverá a brillar

Xosé Vázquez Gago
Xosé Gago A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

CESAR QUIAN

La iluminación del monolito de cristal de 50 metros será reparada después de 10 años

14 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Para conmemorar la llegada del nuevo milenio, el Ayuntamiento de A Coruña inauguró el 29 de diciembre del 2000 el obelisco de cristal más alto del mundo, el Millennium, compuesto de 174 paneles de vidrio diseñados por Gerardo Porto que dan forma a siete escenas de la historia de A Coruña. El monumento, que proyectó en colaboración con el arquitecto Antonio Desmonts, debía convertirse en un hito luminoso, que acompañase en la noche coruñesa a la torre de Hércules, situada al otro lado de la bahía. Pero el sistema de iluminación se averió en el 2011 y no fue reparado; hasta ahora.

El gobierno local está terminando el proyecto para devolver la luz al Millennium. El documento está siendo revisado por los servicios técnicos municipales, y se espera que quede listo en los próximos días. El viernes, la alcaldesa Inés Rey anunció en el programa Cita en María Pita, de Radio Voz, su intención de que el obelisco volviese a brillar. Fuentes del gobierno local han confirmado que los trabajos, presupuestados en algo más de 86.000 euros, serán ejecutados este año.

Aparte de arreglar la avería, los trabajos incluyen la sustitución de las antiguas luminarias por otras de tipo LED, lo que reducirá el consumo eléctrico.

La idea de reparar el Millennium no es nueva, fue planteada en varias ocasiones durante la última década. Los ciudadanos coruñeses la incluyeron en la convocatoria de los presupuestos participativos del 2018, y fue aprobada. Pero no se llevó a la práctica, incluso aunque se le asignaron fondos en las cuentas municipales de los últimos años.

No es el único proyecto de los presupuestos participativos, una iniciativa lanzada por el anterior gobierno local, que se quedó en el tintero. En el presupuesto del 2020 figuraban 33 obras aprobadas en ese plan, todas ellas pendientes de ser ejecutadas con fondos de ejercicios anteriores.

Pese a la vuelta de la luz, el Millennium seguirá sin ser el que se proyectó. En sus bajos estaba prevista una cafetería y sala de exposiciones con vistas envidiables de la bahía coruñesa. Pero el local nunca llegó a abrir por problemas administrativos. En el 2008 el Ayuntamiento renunció de forma definitiva a esa idea, tras la negativa de la Xunta a autorizar el local y por los graves daños causados por los temporales. Los bajos llegaron a ser refugio de personas sin techo. Fueron tapiados y así permanecen. 

Una gran inauguración popular

La recuperación de la luz devolverá al monumento parte del esplendor con el que fue ideado, que no se limitaba a conmemorar el cambio de milenio. Fue inaugurado en pleno cénit de las mayorías absolutas del PSOE en A Coruña. Un año antes, en 1999, el entonces alcalde Francisco Vázquez había logrado su quinta mayoría absoluta con un resultado apabullante del 56 % de los votos y 17 concejales. La inauguración del Obelisco, nueve metros más bajo que la torre de Hércules y en el que se habían invertido 300 millones de pesetas -1,8 millones de euros-, fue una gran celebración popular en el paseo marítimo en Labañou. El acto contó con la presencia de 600 intérpretes de las corales coruñesas que interpretaron el Himno de María Pita, mientras otros 700 participantes ejecutaban una coreografía.

En las siguientes municipales, las del 2003, Vázquez salvó la mayoría absoluta con una escasa ventaja y tres años más tarde dejó la alcaldía para ser embajador en el Vaticano. Cinco años más tarde, en el 2011, los socialistas perdieron la alcaldía. Poco antes el obelisco Millennium se había quedado a oscuras. Hasta ahora.