Ruth Morán: «Este año ya he vendido cerca de mil mascarillas para novias»

Loreto Silvoso
LORETO SILVOSO A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

CESAR QUIAN

La diseñadora de tocados para bodas observa que «hay muchas ganas de celebrar»

13 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Avanzar a pesar de la incertidumbre. Eso fue lo que hizo Ruth Morán (A Coruña, 1976) cuando la pandemia la dejó sin un solo tocado que vender y la obligó a cerrar su tienda de Pluma y Collar en Riego de Agua.

-¿Qué pasó?

-Pues pasó la pandemia. Y tuvimos que cerrar en octubre.

-¿Fue duro?

-Fue triste y difícil. La ilusión puesta era mucha. Aun así, nos lo habíamos planteado. Al estar enfocadas al tema fiesta, en verano nos iba bien, pero había que mantener el local todo el año.

-Cuando una puerta se cierra...

-Otra se abre, sí. Aprovechamos para cambiar la tienda física por nuestro propio atelier con atención al público, previa cita. Como también vendemos al por mayor, ampliamos el showroom que ya teníamos para poder atender ahora al cliente particular.

-¿Este año lo salvan?

-Estábamos a la expectativa de si este año habría bodas o no, y la verdad es que sí. Está empezando a haber eventos.

-¿Se anima la cosa?

-Empezó a notarse con las comuniones en mayo, y ahora se están moviendo mucho las bodas y los eventos en general.

-Eventos que aún son con mascarilla. Y usted diseña muchas.

-Estamos haciendo muchísimas mascarillas para novias, para comuniones, de fiesta... Van a juego con el look, con el cuelgamascarillas de Swaroski, con perlitas...

-¿Cómo son las de novia?

-Con seda salvaje, con encajes, con plumeti, con tejido y tul por encima, más blancas, menos, con la inicial bordada... Este año ya he vendido cerca de mil mascarillas para novias.

-¿Percibe cierta alegría?

-Sí. Además, al tener que desplazarse a Meirás, la clienta que viene ya suele tener la intención de comprar. No viene a mirar.