El tráfico intenso por las obras del cruce del Sol y Mar, en Oleiros, se traslada a otros municipios

Alejandro García Chouciño
A. g. chouciño OLEIROS

A CORUÑA CIUDAD

Las alternativas no evitan las largas colas en ambos carriles de la AC-12

04 jun 2021 . Actualizado a las 18:31 h.

El primer asalto sirvió como aviso para buscar nuevas alternativas para sus desplazamientos. Este jueves, el tránsito circulatorio en la zona se complicaba con un nuevo, y más largo, corte en la AC-12. En esta ocasión, la reducción de viales es en sentido a A Coruña y es motivado por dos obras: la de Fomento, que durará 34 meses, y la municipal, que se prolongará durante las próximas tres semanas. La primera —ahora desde el concesionario Citroën hasta el cruce del Sol y Mar— servirá para construir una glorieta y el túnel, y la segunda —que mantiene el corte del cruce del Sol y Mar hasta el puente de A Pasaxe— está centrada en la renovación de la red de abastecimiento de aguas. «Xa houbo unha cordinación para que eles viñesen esta noite para non cortarnos por tema de traballo e nós comezamos pola mañá», precisaba Juan Suárez, encargado en la obra municipal.

Pese a que ya se conocía esta situación, fue inevitable que se produjera un embotellamiento de vehículos en ambos sentidos durante las horas punta. En dirección a A Coruña, el atasco llegaba a las 8.15 horas hasta O Graxal, y a las 9.30 de la mañana ya alcanzaba las curvas de Biona. «Lo que veo mal es la fecha en la que empieza, porque ahora viene toda la temporada de playas y ya se están montando aquí unas colas muy grandes», explicaba Bruno Borrallo, dueño de la tienda Christian de Jaba.

De hecho, este trastorno viario ya comienza a repercutir en otros municipios por los que pasan las vías alternativas. Desde el Concello de Culleredo confirman que ya perciben un mayor tránsito a ciertas horas por la AC-211, aunque no llegan a producirse grandes atascos. Viales de Cambre y A Coruña también han visto incrementada la circulación.