La milla de oro coruñesa... en 1835

Alfonso Andrade Lago
Alfonso Andrade CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA CIUDAD

TIENDAS NEGOCIOS Y LOCALES COMERCIALES CERRADOS EN LA CALLE REAL.
TIENDAS NEGOCIOS Y LOCALES COMERCIALES CERRADOS EN LA CALLE REAL. ANGEL MANSO

22 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Toribia Rodríguez. O también, la Tirolesa, vendía en el 54 de la calle Real quesos blancos de Flandes, unos chorizos extremeños que perfumaban el ambiente hasta Riego de Agua, chocolate de Astorga y miel de la Alcarria que sus clientes, sibaritas ellos, regaban con unos sorbos de rom superior de Jamaica.

Me dirán los más meticulosos coruñesistas que no recuerdan nada semejante en esta dirección, donde hoy despacha Bonilla a la Vista. Pero es que será complicado que puedan remontarse en el recuerdo hasta la época en que la Tirolesa pregonaba las excelencias de sus aceitunas, gordas y de manzanilla, o de sus célebres alcaparras: el año 1835.

En tiempos de la primera guerra carlista, la calle Real ya era nuestra milla de oro, un hervidero comercial bullicioso y abigarrado. El relojero francés Marcelino Bonnet proclamaba los precios imbatibles de sus ingenios en el número 50, frente al Correo, y el sevillano Julio Romero acababa de instalarse en el 61 (hoy Salotto) con un refinado negocio de peinetas de concha.