Juicio de Alu Ibérica: el futuro de la plantilla, en manos de la Audiencia Nacional

M. M. O. A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

alu
Marcos Míguez

Alcoa dice que fue «transparente» y el comité de empresa de A Coruña acusa la falta de «valentía política»

20 may 2021 . Actualizado a las 19:03 h.

La venta de las plantas de A Coruña y Avilés por Alcoa se firmó en el verano del 2019, pero, un año antes, en octubre del 2018, la multinacional del aluminio presentó un ERE con el que anunció su intención de cerrar ambas factorías. Este jueves se celebró el juicio en la sala de lo social de la Audiencia Nacional por dicho despido colectivo, denunciado por varios sindicatos porque, según ellos, se incumplió el acuerdo sobre el expediente alcanzado en su momento con la multinacional. Porque pactaron condicionar el ERE a la búsqueda de un comprador para las plantas que garantizase dos años como mínimo de estabilidad en la actividad y en el empleo. El inversor elegido por Alcoa fue el fondo de inversión Parter. Pero este no aguantó los dos años comprometidos, ya que revendió los activos a los pocos meses al grupo Riesgo. Aunque este asumió los compromisos iniciales, los sindicatos dan por incumplido el acuerdo laboral y exigen que, en caso de que Riesgo los despida, se les apliquen las jugosas condiciones acordadas con Alcoa hace dos años.

Es lo que tendrá que dirimir el juez.

El juicio, que se realizó a puerta cerrada por el covid y duró cerca de cinco horas, no ha quedado visto para sentencia, pero ya no se celebrarán más sesiones presenciales. «Solo queda pendiente que las partes aporten sus conclusiones por escrito», aclaran desde el comité de empresa de A Coruña. La vía judicial, lamentan los trabajadores, es el recurso que les queda ante la «falta de valentía política» para alcanzar una solución industrial. «Las Administraciones tendrían que haber propuesto soluciones antes de llegar aquí», remarcó el presidente del comité coruñés, Juan Carlos López Corbacho, preguntado por los periodistas en la entrada de la antigua delegación de la Audiencia en A Coruña, el escenario elegido por medio centenar de empleados para concentrarse al grito de «Alcoa culpable, Gobierno responsable».

alu
Marcos Míguez

Tres compañías implicadas

Cuando termine el proceso judicial, recalcó López Corbacho, debe pedirse «la máxima responsabilidad» a las tres compañías implicadas en las sucesivas ventas. Hay que recordar que en agosto del 2019 las dos factorías pasaron a manos del fondo suizo Parter y, unos meses después, en abril del 2020, saltaron a otro fondo, Grupo Riesgo. «Un engaño tremendo», en palabras de Corbacho.