El drama de los mayores solos: 95 asistencias de los bomberos coruñeses en apenas cinco meses

Lucía Cancela REDACCIÓN/ A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

La Policía Nacional acudió al lugar de residencia de una mujer de 100 años tras recibir el aviso de sus vecinos
La Policía Nacional acudió al lugar de residencia de una mujer de 100 años tras recibir el aviso de sus vecinos CESAR QUIAN

Hay una decena de muertes cada año en domicilios de la urbe

16 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Vivir en soledad en un hogar en el que lo único que se escucha es la televisión. Este es el drama al que se enfrentan 5.000 personas mayores en el área coruñesa. Las peticiones de auxilio se producen cuando se caen y no pueden levantarse ni con la ayuda de su pareja, también mayor, o al ser incapaces de salir de la bañera.

En el año 2019, el cuerpo de bomberos de A Coruña realizó 95 salidas a domicilio en las que tuvieron que forzar la entrada por razones de emergencia. En el 2020, fueron 80. Y en tan solo cinco meses y medio del 2021, los bomberos han acudido a 95, igualando la cifra de hace dos años y sin perspectiva de que se reduzca este ritmo.

La tragedia llega cuando estas intervenciones terminan con el hallazgo de personas fallecidas entre sus cuatro paredes. En el año 2020 murieron en esta situación alrededor de diez mayores, y durante el año en curso se está manteniendo la media, con cuatro fallecimientos.

El caso más reciente fue el que sucedió el viernes,en la calle Antonio Pereira. La cuidadora de la persona era quien daba la voz de alarma al no tener noticias de ella. En febrero se hallaba el cadáver de un hombre en un edificio de Monte Alto tras la insistencia de una niña de 11 años que no lo veía asomarse a la ventana. Y en abril, los bomberos acudían a un inmueble situado en la calle de la Independencia para auxiliar a otra persona. El final fue igual de trágico.También en Teixeiro, en el área coruñesa, fue encontrado en abril un exmilitar fallecido desde hacía meses en su domicilio.

La mayoría de las personas que viven solas son mayores, y con frecuencia, mujeres. «En otras ocasiones», explica Yoya Neira, concejala de Benestar Social en el Ayuntamiento coruñés, «se trata de un matrimonio en el que uno toma el papel del cuidador».

Gran parte de los fallecidos en sus domicilios no eran usuarios de los servicios sociales: «De ahí la importancia que tuvo el programa Coruña Acompaña para trazar un mapa de estas personas en la ciudad», señala la edila y añade, «para el Ayuntamiento es fundamental conocer a todas las personas vulnerables». No obstante, es igual de importante el papel que jueguen todos los agentes sociales: «Desde los vecinos hasta los trabajadores de los comercios con los que estas personas mantienen una relación día a día y pueden notificar su ausencia» comenta la concejala, «y, por supuesto, sus familiares». Desde la concejalía mantienen que todos tenemos «una deuda histórica con los mayores».

Ayudas locales

El gobierno local tiene en marcha diferentes servicios de auxilio diario a las personas de avanzada edad. Entre ellas destaca Redeiras, un programa de atención dedicado a este colectivo. Existen también ofertas más concretas como el talón restaurante o actividades dirigidas a la socialización, adheridas a la Red de Centros Cívicos, que a su vez les permite crear una comunidad de amigos que se preocupen por ellos. Este año, además, «se ha comenzado a trabajar en un programa piloto que incluye lavandería y peluquería», declara Neira.

El trabajo con entidades sociales

A raíz de la pandemia, la concejalía puso en marcha convenios junto a tres entidades: Renacer, Cáritas y la Cruz Roja, con la que colaboran en el programa de teleasistencia y que cuenta con 3.223 usuarios en A Coruña. Esta organización también se centra en el trabajo con personas mayores y en la actualidad ha incorporado servicios más innovadores «que incluyan en esta era digital a las personas de avanzada edad», declara la presidenta provincial de la entidad en A Coruña, Mercedes Casanova.

De igual forma, siguen trabajando en la red de apoyo comunitario «para que los mayores encuentren ayuda y complicidad en medio de la soledad no deseada y se detecte a tiempo si la persona de avanzada edad está ausente o hay cambios en su rutina diaria», dice la presidenta. «En estos tiempos, el trabajo coordinado entre las instituciones y Cruz Roja es fundamental para obtener mejores resultados y optimizar los recursos existentes», concluye Casanova. 

Calle Orzán, donde reside la anciana de 100 años cuyos vecinos temieron por su vida

La Policía accede a la casa de una mujer de 100 años en A Coruña tras alertar sus vecinos de que hacía dos días que no la veían, pero estaba hospitalizada

Lucía Cancela

La Policía Nacional acudió esta mañana a un domicilio situado en la calle Orzán para comprobar si su propietaria, una mujer de 100 años, se encontraba en su interior y en buen estado. La alarma la dio una de las vecinas de la zona, Beatriz M. P., dueña de la peluquería Beatriz.

Era habitual que la mujer bajase todos los días cinco pisos de escaleras para salir a la calle. Es más, algunos vecinos comentan que siempre la veían pasear por la zona. No obstante, la mujer de 100 años llevaba varios días sin aparecer. Y no fue hasta que un vecino de su mismo edificio le dijo a Beatriz que no escuchaba a la señora desde hacía un par de días. 

Seguir leyendo