La Policía accede a la casa de una mujer de 100 años en A Coruña tras alertar sus vecinos de que hacía dos días que no la veían, pero estaba hospitalizada

Lucía Cancela REDACCIÓN/ A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Calle Orzán, donde reside la anciana de 100 años cuyos vecinos temieron por su vida
Calle Orzán, donde reside la anciana de 100 años cuyos vecinos temieron por su vida CESAR QUIAN

Los agentes comprobaron que no había nadie en el interior de la vivienda de la calle Orzán. La anciana está ingresada en el Hospital de Oza

14 may 2021 . Actualizado a las 18:09 h.

La Policía Nacional acudió esta mañana a un domicilio situado en la calle Orzán para comprobar si su propietaria, una mujer de 100 años, se encontraba en su interior y en buen estado. La alarma la dio una de las vecinas de la zona, Beatriz M. P., dueña de la peluquería Beatriz.

Era habitual que la mujer bajase todos los días cinco pisos de escaleras para salir a la calle. Es más, algunos vecinos comentan que siempre la veían pasear por la zona. No obstante, la mujer de 100 años llevaba varios días sin aparecer. Y no fue hasta que un vecino de su mismo edificio le dijo a Beatriz que no escuchaba a la señora desde hacía un par de días. 

A partir de este momento, la propietaria de la peluquería se puso en contacto con la empresa que todas las semanas le reparte comida a domicilio a la mujer de avanzada edad, para verificar si esta seguía recogiendo los envíos. Ante la respuesta negativa de la coordinadora de este servicio, Beatriz, que cuenta con la llave del edificio, acudió a la puerta de su vivienda para comprobar cómo se encontraba. Al timbrar, la mujer no le respondió y optó por llamar a la policía.

Al lugar se desplazó una patrulla de agentes de la Policía Nacional y tras inspeccionar el interior del domicilio, confirmaron que no había nadie en su interior. Fuentes policiales han declarado que la mujer se encuentra ingresada en el Hospital de Oza, pero se desconoce su estado de salud.

Una de las vecinas de la zona, Marilín, calificó la reacción de Beatriz como «uno de los mayores gestos que se puede hacer en la vida, ayudar a alguien que puede estar en situación de auxilio». Por su parte, Beatriz, respondía de forma humilde: «Hice algo que cualquiera hubiese hecho».