Repsol y los trabajadores de la refinería de A Coruña alcanzan un acuerdo sobre el ERTE

A. A. A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Refinería de Repsol en A Coruña.
Refinería de Repsol en A Coruña. EDUARDO PEREZ

Comenzará a aplicarse el 11 de mayo y afectará a 112 empleados

07 may 2021 . Actualizado a las 17:02 h.

La comisión negociadora, formada por representantes de Repsol y de los agentes sociales, ha alcanzado un acuerdo en la aplicación del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en Repsol Petróleo en la refinería de A Coruña, según el comunicado remitido por la compañía en la mañana del viernes. Dicho acuerdo contempla «una reducción en el número de posiciones», en los siguientes términos: El número de personas a las que aplicará la medida se reduce de las 212 iniciales a 112, sin llegar ningún empleado a alcanzar el 100% de afectación, con la siguiente distribución: en mayo y junio el expediente incluirá a 42 personas, con distinto grado de aplicación. A partir de julio, abarcará a 70 personas más, completando las 112 con distinto grado de aplicación. Con carácter general, se reduce el número de meses de aplicación del ERTE, pasando de los 6 iniciales a un máximo de 4 meses y 20 días, tras los cuales los trabajadores se reincorporarán a su actividad habitual. Habrá también la aplicación de un complemento que mejora las prestaciones por desempleo que se perciben por formar parte de un ERTE, hasta alcanzar el 85% de las percepciones brutas, manteniendo sin afección como consecuencia de esta medida el devengo de antigüedad, pagas extraordinarias y la retribución variable, entre otros conceptos.

Estas condiciones han contado, siempre según el comunicado de la empresa, «con la conformidad de la representación sindical, basada en el refrendo mayoritario de los trabajadores para los que sería de aplicación esta medida, alcanzando un acuerdo por todas las partes «en un ejercicio de responsabilidad y actitud negociadora». Las propuestas aceptadas tienen el objetivo de «reducir la aplicación del ERTE lo máximo posible, además de garantizar y proteger los derechos laborales de la plantilla el tiempo que dure el expediente».

Se le ha comunicado este viernes a los empleados, así como a las autoridades locales y autonómicas el resultado de las negociaciones, que en todo momento «se han desarrollado con responsabilidad, transparencia y con el ánimo de alcanzar acuerdos. La compañía presentará la documentación definitiva a la autoridad laboral y, además, «llevará a cabo los procesos de comunicación individualizada a los trabajadores con el fin de que el ERTE entre en vigor el próximo 11 de mayo».

Consulta entre los trabajadores

También mediante un comunicado, la comisión representativa de trabajadores (CRT) de la refinería, confirmó este viernes el acuerdo alcanzado con la dirección de la empresa, «por unanimidad de los miembros de las secciones sindicales, entre las que también se encuentra el Sindicato CIG, en relación a las afectaciones y compensaciones económicas a los trabajadores».

La firma del acuerdo, indican los responsables de la CRT, llega «respaldada por una consulta a los trabajadores afectados en la que se obtuvo un resultado a favor tanto en el complejo de A Coruña como en Puertollano». Como consecuencia, el comité de empresa de Repsol Petróleo A Coruña desconvoca todos los actos reivindicativos previstos. A pesar del acuerdo de compensación alcanzado,los trabajadores siguen manifestando su «rechazo a este ERTE innecesario. No entendemos -dicen- cómo la empresa mantuvo una posición inamovible y no  atendió a las reivindicaciones y opciones posibles que se le trasladaron para evitarlo». La CIG, por su parte, quiso precisar que, aunque acata la decisión de los trabajadores, «nunha empresa cuns beneficios de 648 millóns de euros no primeiro trimestre entendemos que non é de recibo a aplicación dun ERTE e que sexamos os de sempre os que paguemos os pratos rotos». 

Repsol recalca el carácter temporal de la medida y su firme voluntad de «revertirla de inmediato en cuanto las circunstancias lo permitan». La compañía hace hincapié en que, desde que se presentó la primera propuesta de ERTE a los representantes de los trabajadores, «se ha garantizado la protección de las personas y la seguridad de las instalaciones, cumpliendo de manera rigurosa con todos los requerimientos legales de seguridad. Se ha llevado a cabo un exhaustivo análisis de riesgos para cada una de las áreas en parada, así como de todos los aspectos referentes a normativa y reglamentación laboral que son de aplicación».

En la documentación aportada por Repsol a los representantes de los trabajadores «se argumenta y sustenta la decisión de presentar este ERTE». Dicha documentación también ha sido trasladada al Ministerio de Trabajo y al resto de autoridades competentes.

La crisis derivada de la pandemia, que ha provocado una caída histórica de la demanda del mercado de combustibles, llevó a Repsol a tomar la decisión de parar en abril las unidades de Coque y Vacío 2, para afrontar estas circunstancias, con la previsión de reanudar la actividad una vez que se recupere el mercado.