Sin bus de Ferrol a A Coruña: «El conductor bajó, contó las personas, llamó y le dijeron que no habría más buses»

Manuel Arroyo Alves
M. Arroyo FERROL / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Imagen tomada el domingo, en la parada de Fene
Imagen tomada el domingo, en la parada de Fene

El domingo se quedaron en tierra unas quince personas en Fene

04 may 2021 . Actualizado a las 10:30 h.

«Si a las 22.30 horas te encuentras con que no tienes plaza en el autobús ¿qué haces?». Pues «buscarte la vida», pero no sin antes elevar las quejas por las carencias en el servicio público de transporte entre Ferrol y A Coruña. Es lo que hizo una de las usuarias que el domingo se quedaron en tierra por falta de asientos. Ella, junto a su marido, y otros viajeros -hasta completar la quincena- no pudieron subirse al bus en Fene. Iba lleno. Esta residente en A Coruña explicó que pasó el fin de semana en Mugardos: «Estaba claro que estos días mucha gente se iba a desplazar a ver a sus familiares», dijo. Ese fue su caso. Desde la villa tomó un autobús para hacer enlace en Fene hacia la ciudad herculina. De ese servicio se encarga la Ute (unión temporal de empresas) Hércules Norte. El de las 19.30 horas, que era el que esperaban, hace parada en el municipio fenés y sigue directo hasta el final de ruta. Tres horas después hay otro, pero con paradas en el recorrido. «El conductor bajó del autobús, contó el número de personas que había, llamó a la empresa para decir que quedaban ‘tantas' allí y le contestaron que no habría más buses. Él dijo ‘no puedo hacer nada', y se fue». Y los quince, apeados. «Tampoco te daban la seguridad de que hubiera plazas en el de las 22.30», precisó la viajera. O sea, que esperar al último servicio, en domingo, y sin un asiento garantizado, no era la opción más apetecible para quien tuviese alternativa. «Vino mi hija a buscarnos desde A Coruña y llevamos a una chica que estaba en la parada y que no tenía forma de que alguien la trasladase», relató.

«Música al teléfono»

Ante la «indignación» de los usuarios «intentamos hablar con la empresa en varias ocasiones todos los que estábamos allí. A mí me contestaron una vez, y me dijeron que lo iban a consultar, pero me dejaron con una música al teléfono», aseguró.

«Lo que hice fue ponerlo en su conocimiento a través de Facebook; les expliqué lo que había pasado y me contestaron pidiéndome datos sobre el viaje. Yo les informé de cuál era la empresa, el trayecto y la hora. Y ahí quedó todo». Como ella, otros usuarios dejaron patente su malestar en las redes de la Ute en estos últimos meses. El 16 de marzo, un viajero comunicó: «Nuevamente hoy la línea Ferrol - A Coruña ha dejado viajeros en la parada de Fene. Solo han podido subir cinco, quedando en tierra unos 15».

Problema «puntual»

Consultada al respecto, la empresa subrayó que lo ocurrido es una incidencia «puntual» derivada de «las restricciones del covid-19». Fuentes de la compañía hicieron hincapié en que «no están todos los servicios operativos», pero con el fin de las limitaciones a la movilidad, en «las próximas fechas», «se resolverá» este tipo de problema, por lo que no estiman oportuno un ajuste de la prestación. «Ya hubo una reestructuración y no se había detectado demanda, al menos, hasta ahora», indicaron las fuentes consultas respecto a las quejas del pasado domingo. En cuanto a la decisión de no movilizar otro autobús, la empresa afirmó que «si hay servicios posteriores» se remitirán a ellos, pero que «si se detecta la necesidad de refuerzo evidente, se acometerá». Además, la firma concesionaria expresó sus disculpas hacia los usuarios por las molestias ocasionadas.

Advertencia de la Xunta

La Dirección Xeral de Mobilidade, «tan pronto tivo coñecemento da situación», contactó con la concesionaria «dándolle as instrucións pertinentes para que adopte cantas medidas sexan necesarias para que non se volva repetir unha situación así», indicaron desde el departamento autonómico. «A Xunta considera que a situación que se deu non é admisible» e incidió en que «as firmas concesionarias do transporte público deben cumprir coa obriga de repoñer calquera servizo en caso de ser necesario».