Veinte años después, los coruñeses pudieron pasear de nuevo por el muelle de Trasatlánticos. A las 8.30 horas de ayer, dos agentes abrieron las puertas del puerto que dan acceso a la zona y empezó a entrar gente. En un día soleado, en un acto simbólico por ser el primer paso hacia la apertura del puerto a la ciudad, el presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado; la alcaldesa, Inés Rey, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, caminaron juntos. Una escena de unión, a la que este último apeló para lograr los objetivos: trasladar la actividad a Punta Langosteira, el tren al puerto exterior y una solución a las dificultades financieras del Puerto.

Mientras ellos paseaban, una treintena de personas ataviadas con el traje regional valenciano, banderas y música fallera reivindicaban la condonación de la deuda de la Autoridad Portuaria como en su día hizo el Estado con la ciudad mediterránea.

Al mismo tiempo, Feijoo, Rey y Prado llamaban al consenso y a una mejor disposición del gobierno central. La alcaldesa valoró positivamente el cambio de actitud por parte del ente público que gestiona el puerto y su buena disposición a facilitar el acceso a los ciudadanos a los espacios portuarios en desuso por el traslado de la actividad a Langosteira. «Agardo que este xesto teña continuidade e que o provisional pase a ser definitivo sen máis atrancos. Non ten sentido que espazos que xa non teñen uso portuario sigan pechados aos veciños», indicó.

La alcaldesa destacó que era «un día importante para a cidadanía da Coruña, despois de tantos anos cos peiraos pechados, a partir de hoxe as coruñesas e os coruñeses volven desfrutar do seu porto e desta magnífica vista da cidade aberta ao mar».

Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria destacó que lo de ayer «es un primer paso en el proceso que terminará en la recuperación del puerto para los ciudadanos». Anunció además que «hoy es el muelle de Trasatlánticos y luego vendrán los de Calvo Sotelo y Batería». En principio, Batería abrirá al público en verano. Calvo Sotelo tendrá que esperar hasta principios del 2022, cuando terminará el traslado de las empresas que ahora operan allí hasta el puerto exterior.

El muelle de trasatlánticos permanecerá abierto durante toda la Semana Santa, desde ayer hasta el domingo 4 de abril, si bien no está descartado que se prolongue más tiempo. En ese período se expondrá allí la muestra Contra viento y marea, una selección de las fotos enviadas por los vecinos de la ciudad hace un año, cuando finalizó la primera ola de la pandemia.

La muestra y el muelle podrán verse durante el citado período en horario de 8.30 a 20.30 horas, lo que permitirá a los visitantes pasear frente al mar, disfrutar de la muestra y conocer la situación del resto del puerto, ya que la Autoridad Portuaria instaló paneles con textos e imágenes que explican el pasado y las circunstancias actuales de las dársenas de Batería y Calvo Sotelo, que serán las siguientes que se abrirán a la ciudad.

Los ciudadanos pueden entrar en el muelle de Trasatlánticos a través de tres puntos: la puerta situada al final de la calle Entrejardines; por el paseo de la Asociación de la Prensa —situado entre Palexco y el centro de ocio— y por el paseo de Eduardo Vila —ubicado frente a la sede social del Real Club Náutico—.

Además, la apertura de Trasatlánticos permitirá a la Autoridad Portuaria comprobar el funcionamiento de las medidas de seguridad que se pondrán en marcha para el acceso del público. Esas medidas se tendrán que adaptar en el futuro al resto de los muelles, a medida que se vayan abriendo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Abre el muelle de Trasatlánticos de A Coruña: «La Marina aún es más bonita que antes»