Una rampa enfrenta a vecinos de Riazor con el Ayuntamiento de A Coruña

Piden al consistorio que acometa la obra para cumplir con la ley de accesibilidad, pero desde María Pita aseguran que no pueden llevarla a cabo por ser un espacio de titularidad privada


A Coruña

Los vecinos con movilidad reducida de los números 31, 32 y 33 de la avenida Barrié de la Maza viven una auténtica odisea cada vez que quieren salir de sus domicilios. Los escalones que hay, tanto dentro del soportal como los que dan acceso a la acera, son barreras arquitectónicas que no pueden salvar sin ayuda, y por eso llevan años pidiendo a las diferentes corporaciones municipales -la actual es la cuarta que no les ha solucionado el problema- que les instalen unas rampas en los extremos de la manzana de edificios y creen una zona de meseta sin obstáculos entre ambas que les facilite la accesibilidad.

Pero el problema, de fácil solución, lleva tiempo encallado porque el Ayuntamiento de A Coruña insiste en que no puede actuar en esa superficie al tratarse de un espacio privado: «Las comunidades de Barrie de la Maza tienen un problema de accesibilidad doble, por un lado escalones a la acera y por otro escalones dentro de los soportales. Cuando hicimos la obra de mejora de la acera dejamos accesibles dos portales con la idea de que después las comunidades dentro del soportal resolviesen ellas la accesibilidad. En nuestro inventario no nos consta que el soportal sea municipal. Por ello, no podemos hacer obra, y asi se lo trasladamos varias veces», indican fuentes municipales.

«Dicen que es privado, pero por otro lado cobran la tasa de ocupación de las mesas que instalan allí los negocios de hostelería», señala Antonio Álvarez, abogado y presidente de la comunidad de vecinos, quien asegura además que en ordenanzas de los años 1948, 1967 y 1974 se recoge que la zona 8z5 del tramo 2 del andén Riazor-Orzan, la correspondiente a los edificios afectados, es de titularidad pública. «También pone que los promotores tienen que retranquearlo 4 metros de la línea de la fachada y elevarlo 50 centímetros de la línea de la acera. Y si hicieron el edificio según las normas aprobadas en el pleno, no pueden decir ahora que es privado y que tenemos que solucionar nosotros el problema», esgrime.

Álvarez lamenta no haber realizado la obra para así cumplir con la Ley 8/1997 de Accesibilidad de Galicia cuando el año pasado se llevó a cabo la ampliación de las aceras en la avenida Barrié de la Maza y considera el caso un agravio comparativo con otras zonas de la ciudad, «como en Federico Tapia, donde se instaló una rampa bien ancha de hormigón». El representante de los vecinos asegura que la dificultad a la hora de salvar los escalones ha provocado numerosas caídas y está convirtiendo el edificio en un «nicho para las personas con discapacidad».

Para tratar de que el Ayuntamiento se haga responsable de la construcción de las rampas presentó un escrito ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo y ante la Dirección General de Políticas de Discapacidad. «Ni la alcaldesa ni el concejal de Urbanismo nos han llamado nunca», lamenta y asegura que «si no hacen la rampa por las buenas, lo harán por resolución judicial». No obstante, desde el gobierno local señalan que «hace un mes aproximadamente nos entregó Cogami un informe sobre este tema con una solucion para que sean accesibles. Estamos estudiándola pero limitados de nuevo a que salvo que alguien pruebe que es municipal nosotros no podemos ejecutar esa obra».

Barreras que hacen la ciudad inaccesible

Brais Capelán
FRAN CARREIRA, ARQUITECTO EN SILLA DE RUEDAS POR LOS PUNTOS MÁS CONFLICTIVOS DE LA CIUDAD EN MATERIA DE ACCESIBILIDAD. BARRERAS ARQUITECTÓNICAS. MOVILIDAD REDUCIDA.
FRAN CARREIRA, ARQUITECTO EN SILLA DE RUEDAS POR LOS PUNTOS MÁS CONFLICTIVOS DE LA CIUDAD EN MATERIA DE ACCESIBILIDAD. BARRERAS ARQUITECTÓNICAS. MOVILIDAD REDUCIDA.

Los servicios y las infraestructuras tendrán que ser plenamente adaptadas por ley el 4 de diciembre

Cuando una persona sufre una lesión o padece una enfermedad que la marcará quizá el resto de su vida tiene que hacer frente a un largo proceso de adaptación. Debe adaptar su casa y su vehículo. Se adapta a los medicamentos que tiene que tomar y a nuevos ejercicios físicos. También se adaptan sus familiares y amigos para poder mantener la relación. Adaptarse con el fin de ser independiente. Pero, ¿qué ocurre si es el resto de la ciudad la que no está adaptada?

«Vas a calquera sitio que figura na lista de lugares accesibles e atopas que non é así. O encargado di: ‘Tranquilo, axudámoste’. Pero eu non quero que ninguén teña que axudarme». Fran Carreira padece una lesión medular desde hace tres años y medio. Tiene que desplazarse en silla de ruedas por la ciudad, encontrándose numerosas barreras que, sobre el papel, tienen los días contados.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una rampa enfrenta a vecinos de Riazor con el Ayuntamiento de A Coruña