A Coruña / La Voz

En la sanidad son mayoría desde hace tiempo y no solo por su abrumadora dedicación a los cuidados. «Sí, en el hospital y en los centros de salud hay gran número de profesionales sanitarias, siempre las ha habido, en medicina y en enfermería, y ahora empezamos a tener protagonismo en la carrera científica; el avance de la mujer en la ciencia es imparable», opina María del Mar Tomás Carmona. Ella misma, además de microbióloga del Chuac, es la presidenta en la comisión de investigación del Inibic, el Instituto de Investigación Biomédica A Coruña que agrupa a los científicos del área sanitaria y de la Universidade da Coruña y cuyo órgano gestor, la Fundación Profesor Novoa Santos, también tiene a una mujer al frente, Patricia Rey.

Aunque la progresiva incorporación no es todavía igualitaria dirigiendo los equipos, ya que de los 24 grupos estructurales del Inibic solo 10 están liderados por mujeres, ellas «están incrementando su presencia en los puestos de coordinación, como evidencian las últimas renovaciones en los cargos de responsabilidad», subrayan desde la entidad gestora.

En la propia comisión de investigación del Inibic un 44 % de los miembros son mujeres y en el comité científico externo suponen el 43 %, pero donde sí hay mayoría femenina es en el conjunto del personal que se dedica a buscar respuestas y soluciones en el terreno de la biomedicina: el 62 % de los alrededor de 400 profesionales del Inibic son mujeres, un colectivo del que forman parte médicas especialistas, muchas compatibilizando la asistencia con la investigación, pero también biólogas, farmacéuticas... Han ido ganando terreno en los últimos años «y lo más importante -añade María del Mar Tomás-, los proyectos que en las últimas convocatorias han conseguido captar el 64 % de la financiación, nacional e internacional, están dirigidos por mujeres».

El papel que están desarrollando en investigación sociosanitaria es «primordial e imprescindible», aunque apunta nuevos objetivos para el colectivo. «Nos quedan las carreras más técnicas, que también ahora necesitamos incorporar en la ciencia, porque necesitamos equipos multidisciplinares para gestionar proyectos».

Menos en carreras técnicas

El impacto de la inteligencia artificial en la investigación, por ejemplo, o el manejo del big data disparan los requerimientos de conocimientos en disciplinas como las matemáticas o la informática. «Son carreras en las que sí hay predominio de hombres, pero es un campo en el que en un futuro creo que veremos una mayor participación femenina también».

Las dificultades de los científicos en general y las científicas en particular van, considera, poco a poco superándose. «Yo, que formo parte del servicio de microbiología del Chuac, no he tenido problema en liderar líneas de investigación, lo que indica que tanto en el hospital como en los centros de investigación se potencia a profesionales sanitarias y de ciencias», recalca para insistir en la importancia de animar las vocaciones científicas. «Estamos ahí, lo importante es que quien quiera, pueda hacerlo», concluye.

Entre las responsables de grupos del Inibic figuran destacadas expertas en sus disciplinas, a menudo requeridas en foros internacionales e investigadoras principales en proyectos de alcance. Algunas de ellas, muy representativas aunque solo una pequeña parte de las muchas dedicadas a la dura carrera investigadora, se han labrado un nombre propio con sus hallazgos, patentes y trabajos, en muchos casos de aplicación en la práctica clínica.

Es el caso de las coordinadoras de los equipos dedicados a bucear en terrenos como la medicina regenerativa, el envejecimiento, las metástasis, las neurociencias, las enfermedades cardíacas o hematológicas, la genética o la comunicación celular. Nombres como Marisa Crespo, Charo Campelo, Angélica Figueroa, María José López Armada, Silvia Díaz Prado, Mar Castellanos, Fernanda López, Angélica Figueroa, Esperanza Cerdán, María Dolores Mayán o Rocío Seijo son en cierta forma una avanzadilla inspiradora para las nuevas generaciones de profesionales que, en el hospital y en los centros de salud del área, también van ganando espacio.

Médicas residentes

Los datos de incorporación de residentes para trabajar y cursar la especialidad en el Chuac reflejan el predominio que en la profesión médica han ido adquiriendo las mujeres. En el último lustro, de los 452 graduados en medicina que escogieron el complejo para especializarse, 318 eran doctoras, el 70,3 %, un porcentaje que en algunas promociones, como la del 2019, rozó el 80 %.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«El avance de la mujer en la ciencia es imparable»