En Arzúa no se quitan el abrigo y en O Eume andan a cuerpo gentil

La provincia pasa del frío extremo a «soportable» en apenas unos kilómetros debido a la orografía, el mar o a la masa de aire


a coruña / la voz

El invierno siempre es caprichoso en la provincia coruñesa como en el resto de Galicia. En apenas unas decenas de kilómetros, se puede pasar de un frío polar a andar casi en mangas de camisa. O no poder sacarse de encima el paraguas a tenerlo criando arañas en el paragüero. En Arzúa, por ejemplo, donde se registró la temperatura más baja de este invierno, con -5,6 grados, viven pegados a la estufa o a la chimenea. Y en Pontedeume, donde el termómetro llegó a alcanzar los 14 grados, los más fuertes andan a cuerpo gentil. Así es de voluble el tiempo en esta esquina de España, por donde entran las borrascas que luego se van amainando conforme avanzan hacia el interior de la península.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

En Arzúa no se quitan el abrigo y en O Eume andan a cuerpo gentil