La coruñesa atrapada en Barajas: «En 60 años viajando nunca me encontré algo como esto»

Ana Pérez llegó a A Coruña el martes por la tarde, un día después de lo previsto. Una amiga con la que viajó, con dos hijos menores, sigue atrapada en el aeródromo madrileño


A Coruña

Tenía que haber llegado a A Coruña el lunes por la tarde, pero el temporal Filomena dejó tirada a Ana Pérez durante un día entero en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Finalmente, el martes fue una de las pasajeras reubicadas en el avión de Air Nostrum que aterrizó en Alvedro por la tarde, el único que tomó tierra en el aeródromo coruñés tras haber despegado de Madrid en todo el día. «Por fin estoy en casa, aunque con un cansancio que no me lo quita nadie de encima y con las espalda destrozada», comentaba a su llegada. La coruñesa cree que fue una de las pocas afortunadas -este tipo de aviones no llega al centenar de pasajeros- que consiguió una plaza en el único vuelo que cubrió la ruta entre Madrid y A Coruña «por protestar». Una amiga que viajaba con ella con dos hijos menores, de 12 y 14 años, «sigue en Barajas y no sabe cuándo volará», y otras dos pasajeras que conoció en el aeropuerto suizo, igual, aunque «ellas ya tienen tarjeta de embarque para el vuelo de las tres de la tarde, pero no les garantizan que salga porque el de la mañana, que era en el que iban a venir, lo cancelaron».

Su periplo arrancó el lunes en Zúrich, adonde había acudido a disfrutar de las Navidades junto a su hijo, nuera y hermano. A las 11 de la mañana del lunes, cuando estaba a punto de embarcar para Madrid, les informaron de que el vuelo iba con retraso y finalmente despegaron del aeródromo suizo seis horas después. A su llegada a Barajas se encontró con «colas kilométricas» para reclamar y tratar de conseguir una tarjeta de embarque, algo que logró «después de 11 horas de pie en una fila interminable». Además, denuncia que la compañía no les daba soluciones de alojamiento porque «los hoteles estaban saturados» y la única alternativa era costearse ella misma un hospedaje y reclamar después para que le abonasen el gasto.

Como hija de emigrantes que es, Ana Pérez lleva viajando toda su vida de aeropuerto en aeropuerto, pero asegura que «en 60 años de viaje nunca me encontré algo como esto»

La situación de nerviosismo que vivió en Madrid fue tan «desesperante» que incluso la Policía Nacional le advirtió que la llevaría detenida sin continuaba así. «A las 4 de la mañana monté una muy gorda porque estábamos en una cola interminable, sin soluciones y sin nada que comer ni beber», denuncia. Después de su protesta, asegura que les trajeron «algo de empanada, unos sándwiches, agua y mantas. Pero no hubo para todo el mundo».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La coruñesa atrapada en Barajas: «En 60 años viajando nunca me encontré algo como esto»