El jefe de la unidad de Enfermedades Infecciosas del Chuac: «Cuanto peor lo hagamos, más se recortarán nuestras libertades»

Francisco Brea
F. Brea A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

JOSE PARDO

Enrique Míguez alerta de que «dependiendo de la actitud que se tome, si no es la correcta la tercera ola puede llegar a finales de diciembre o en enero»

01 dic 2020 . Actualizado a las 09:38 h.

El jefe de la unidad de Enfermedades Infecciosas del Chuac, Enrique Míguez, ve en el área de A Coruña «una dinámica diferente». En comparación con Ourense, destaca que las restricciones allí llevan «mucho tiempo» aplicándose y que, por ejemplo, el brote de O Carballiño se «relacionó con la hostelería». Por su parte, en el área coruñesa se produjo un pequeño repunte cuando parecía que la tendencia en los nuevos contagios iba a la baja. Y estuvo motivado por «múltiples razones», como el incumplimiento de las recomendaciones sanitarias y las normas.

Míguez apela a la «responsabilidad personal, porque los actos de cada uno tienen su repercusión en la sociedad». Reconoce que gustaría que la evolución de la pandemia «fuera más rápida y mejor», aunque también indica que, en la comarca, es «razonablemente buena». «Las medidas que se tomaron han tenido su impacto. Es difícil explicar por qué en concellos como Muxía o Dumbría se dispararon los casos. Siempre hay razones, que se intentan buscar y controlar».

Pavor a la Navidad

Enrique Míguez alude a brotes en reuniones familiares, fiestas o al incumplimiento de las medidas. Y todo ello con la vista puesta en la Navidad: «No le tengo respeto, sino pavor». Que, por ejemplo, se realicen comidas con seis personas no convivientes «en un local cerrado y sin control es una bomba de relojería».

Por ello, pide responsabilidad: «La pregunta no es si se quiere comer o cenar esta Navidad, lo es si se quiere hacer en la del próximo año. Porque si este se hace mal, es posible que el que viene no se pueda reunir todo el mundo. Es el precio que puede pagar una familia». Y alerta de que «dependiendo de la actitud que se tome, si no es la correcta la tercera ola puede llegar a finales de diciembre o en enero. Pero si se hace bien, podría no llegar».

El facultativo entiende que ya se lleva mucho tiempo viviendo una situación complicada y que la «gente está cansada de que se restrinja». Pero no tiene dudas de que «cuanto peor hagamos las cosas, más veremos recortadas nuestras libertades por no haber hecho lo básico».