Fernando de la Iglesia, internista: «Hay que celebrar esta Navidad pensando en no tener que echar de menos a alguien en la del 2021»

«Es imposible plantearse fiestas de Fin de Año», advierte el jefe de Medicina Interna del Chuac, que vaticina una ola en enero «si se abre la mano ahora y nos comportamos como si no existiera el covid»

Fernando de la Iglesia, jefe de Medicina Interna del Chuac
Fernando de la Iglesia, jefe de Medicina Interna del Chuac
L. Silvoso
A CORUÑA

Fernando de la Iglesia, jefe del servicio de Medicina Interna del Chuac, participó este jueves  en el programa Voces de A Coruña, de Radio Voz.

-¿Se queda frío con las cifras diarias del covid o ve algún brote verde?

-Si las vemos de día en día puede haber una variabilidad que nos lleva de repente a la euforia, pero al día siguiente nos puede llevar a entrar en depresión. A ocho de la mañana en el Hospital A Coruña en plantas covid teníamos hoy 102 pacientes y en uci covid otras 25. Hay algún paciente más en soporte covid, ya desaislados en otras plantas, con lo cual la cifra es más alta. Si veo la situación hace una dos semanas, que estaba más menos estacionaria, empieza a descender lentamente. Pero hay más de 140 pacientes ingresados con una patología que es muy muy grave y que tiene elevada mortalidad, no hay que olvidarlo. Si analizamos las dos tres últimas semanas nos encontramos en fase ligeramente descendente, pero no a la velocidad que todos quisiéramos, no todo lo rápido que deseamos, y los pacientes hospitalizados hay que recordar que tienen una mortalidad muy elevada, en torno al 25 %. Uno de cada cuatro de los que están en el hospital no van a superar la enfermedad. 

-En el área de A Coruña no bajamos del 5 % de nuevos positivos, estamos cerca pero no acaba de bajar del umbral que marca la OMS para dar por controlada la pandemia. 

-Efectivamente, el descenso está siendo lento. Si comparamos con dos tres semanas antes, seguramente el número de positivos, la tasa de incidencia acumulada global en el área, en algunos ayuntamientos sí y en otros no, pero en el área tiene tendencia a bajar... Pero la cifra de hospitalizados es elevada y la mortalidad muy elevada, especialmente en personas de edad avanzada, pero también en gente joven. 

-¿Qué nos espera las próximas semanas? ¿Cómo ve el futuro inmediato?

-Con preocupación. Sí, con preocupación porque por delante nos encontramos con un puente de diciembre y con las Navidades muy cerca, en las que todo el mundo, es lógico, desea liberarse y recuperar la normalidad. Pero hay que asumir y afrontar que no estamos ante una Navidad normal, tenemos que ser muy estrictos y responsables con las medidas de protección y aislamiento. Las Navidades del 2020 no van a ser normales, hay que concienciarse y asumir que tenemos que hacerlo de forma distinta porque nos va a acompañar este coronavirus. Tenemos que ser muy responsables,  van a ser diferentes y vamos a tener un principio por el que regirnos, sobre cómo nos reunimos. Cada uno de nosotros tiene que actuar pensando que las Navidades del 2021 no debemos echar en falta un ser querido por actuar de forma irresponsable en las Navidades del 2020. Es importante ser responsable para evitar que en las Navidades del 2021, espero y confío en que así será, podamos disfrutar. Esta idea de ser estrictos ahora y ya en Navidad liberarnos y volvernos a juntar y cantar a pleno pulmón… esto no va a ser posible. No es conveniente hacerlo así.

-El gran problema es el que tiene la familia fuera que vuelve para las fiestas. Por ejemplo, miles de chavales que están estudiando fuera estarán aquí el 22 de diciembre. 

-No tengo respuesta de qué hacer en cada caso concreto, simplemente mantener la máxima precaución. Antes de venir estaría bien que esos chavales hicieran una especie de cuarentena de contactos, que no se despidan con reuniones con los compañeros antes de venir, todo lo contrario. Y al llegar a su casa deben mantenerse lo más alejados, sobre todo de los más vulnerables. No hay una respuesta idónea para todo el mundo. A mí me toca pensar como sanitario, y como sanitario quiero evitar que la gente se junte, las reuniones, disminuir la transmisión porque esta enfermedad, ya le digo, tiene letalidad alta en las personas que necesitan hospitalizarse. Eso es una consecuencia que vemos todos los días. 

-Ahora mismo, 26 de noviembre, ¿se puede  pensar en fiestas de Fin de Año?

-Imposible. Desde mi punto de vista es imposible plantearse fiestas de Fin de Año. Hay que asumir que las Navidades del 2020 son diferentes y que para que en el 2021 tengamos, desde el punto de vista personal, unas fiestas lo más agradables posibles, hay que evitar a toda costa cualquier irresponsabilidad e imprudencia. No es que nos obligue la autoridad  sanitaria de turno, no, es que cada uno de nosotros tiene que ser consciente de ello y pensar cómo hago para evitar contagiar a quien no quiero contagiar. 

-¿Qué cree que puede pasar en enero? ¿Salvar la Navidad nos puede condenar a una ola nueva o a un pico superior al de ahora?

-Desde luego existe ese riesgo. Si vemos lo que ha ocurrido hasta ahora... En marzo-abril el pico nos cogió desprevenidos, no sabíamos qué estaba pasando, no sabíamos lo que se nos venía encima. Bajaron los casos, nos relajamos y en Coruña ya en julio empezaron a subir los casos. Y en agosto, en el hospital y también en atención primaria, es verdad que coincidieron las vacaciones y que los profesionales estaban cansados, pero en Coruña hubo cierto apuro para atender a los pacientes. Eso se debió a que se relajaron las  medidas de contacto y comportamiento social, empezó en grupos determinados y se fue extendiendo. A finales de septiembre íbamos disminuyendo casos hasta que volvió a aumentar de nuevo a mediados de octubre y ahora nos está costando mucho disminuir los casos fuera y, por tanto, los que precisan hospitalizarse. Si en Navidades se abriera la mano y nos comportamos como si no existiera covid, estoy absolutamente convencido de que dos o tres semanas después tendríamos de nuevo un aumento de casos y realmente es preocupante que esto ocurra por las consecuencias que tiene. 

-En el hospital, ¿han cambiado la forma de combatir el virus, le tienen cogida la mecánica de funcionamiento?

-En el momento actual nos enfrentamos al virus con conocimientos más sólidos que no había en marzo y abril y con más experiencia. Esto hace que probablemente se actúe de forma más eficiente. Me gustaría destacar un problema que nos ocurre de vez en cuando y que nos preocupa: el caso de pacientes ingresados por otro motivo y que en el ingreso se infectan. Esto puntualmente ocurre y son enfermos que de por sí ya tienen un motivo grave para ingresar. Ocurre por dos motivos, porque un sanitario ha transmitido, sin querer por supuesto, el virus, o se lo ha transmitido un familiar que lo ha venido a visitar. Es importante tratar de disminuir esta posibilidad y riesgo y para hacerlo hay que aplicar dos cosas: que los sanitarios tengan la máxima protección para que no se contagien y lo ideal es que, si es posible, todos utilicen mascarillas FPP2 y otra cosa es los familiares. Hay que pedirles en la medida de lo posible que no vengan salvo si es estrictamente necesario para tratar de no contagiar a su familiar o a otro paciente que esté en la misma habitación. Y en caso de tener que venir, que sea necesario porque hay enfermos que necesitan estar acompañados, que sea siempre el mismo familiar, que tenga menos de 70 años, sin patologías… Y en esto tenemos que intentar ayudar todos. Hay que hacerlo para prevenir contagios en el hospital. Es un problema preocupante, sobre todo en un hospital como el que tenemos que nos falta espacio por todos lados. Arquitectónicamente nos gustaría tener mucho más para poder estar menos aglomerados todos, porque al final de lo que se trata es de estar menos concentrados, más distanciados. 

-Últimamente solo se habla de la vacuna y de si en la cena de Nochebuena podremos ser 6 o 10. ¿Habría que poner el foco en otras cosas?

-La vacunación, si se consiguen vacunas seguras y eficaces, nos va a ayudar a disminuir la  infección y la transmisión. La cena de Navidad hay que plantearla este año diferente y estar vigilante en las medidas día a día, también en la  cena del 24, pero todos los días. Cuanto mejor mantengamos la distancia, la mascarilla puesta, la higiene de manos y se cumplan los aislamientos, porque es conocido que a personas que se le indica cuarentena por enfermedad no lo cumplen,  más seremos capaces de disminuir la incidencia, la transmisión y las consecuencias de este virus. 

-Aunque las cifras vayan a mejorar, ¿tampoco nos podremos relajar?

-Esto es cuestión de probabilidades. Si las cifras son muchísimo mejores, la probabilidad de contagio disminuiría, pero si nos juntamos de nuevo 25 de familia y cantamos a pleno pulmón… crecerán. Creo que estas Navidades son diferentes, nos las tenemos que plantear todos de forma diferente. Pensar si queremos en el 2021 tener Navidades más parecidas a las normales, con los nuestros, y que no nos arrepintamos porque hicimos algo que no era muy responsable, no era muy prudente, y en el 2021 no vamos a poder estar con quien deberíamos poder estar. 

-Diferente a nivel familiar, pero ¿y todo el tema de la hostelería, las restricciones de movimiento? Vamos a poder movernos por Galicia y los bares podrán abrir?

-En este momento casi me alegro de ser sanitario y no tener que responder sobre cuál de las medidas sería adecuada. Desde el punto de vista sanitario, cuanto más mantengamos las restricciones, menos posibilidades de transmisión y mortalidad. Sé que hay que tratar de equilibrar y consensuar, pero no tengo duda de que desde el punto de vista de la salud cuanto más mantengamos las restricciones, y se espere a que se pueda vacunar a la población, mejor para evitar que la gente fallezca. Yo creo que ahora la tendencia es a disminuir casos y consecuentemente las hospitalizaciones y fallecimientos. Esa es la tendencia con las medidas que estamos siguiendo. Si las cortamos seguramente esto vuelva a cambiar, por eso creo que este año toca ser muy prudentes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Fernando de la Iglesia, internista: «Hay que celebrar esta Navidad pensando en no tener que echar de menos a alguien en la del 2021»