La hostelería de A Coruña se echa a la calle en busca de ayuda

Miles de trabajadores reclaman soluciones urgentes a la Administración ante el cerco al que los están sometiendo las restricciones


Varios miles de personas desfilaron esta tarde en fila de a cuatro por el espacio más emblemático de A Coruña en la primera manifestación masiva de la hostelería contra las restricciones a la actividad impuestas por Santiago y Madrid para frenar el avance de la pandemia. Cocineras, camareros, limpiadoras, extras de fin de semana, proveedores, familia y amigos se concentraron en María Pita secundando la llamada a la movilización de la asociación provincial, que decidió pasar a la acción tras las últimas medidas decretadas por la Xunta el viernes a mediodía, cuando las neveras de los bares y restaurantes estaban a rebosar. «Teníamos poco y nos vienen con esto. Mis jefes perdieron miles de euros. La sensibilidad que están demostrando con nosotros es cero», contó visiblemente molesta Paula González, trabajadora en un restaurante del Agra del Orzán.

Las bandejas que antes del covid acogieron espléndidas rondas de consumiciones sirvieron hoy de instrumentos de percusión para interpretar la estrepitosa realidad en la que vive el sector desde el confinamiento de marzo. Antes de salir hacia la Delegación del Gobierno, el presidente de la asociación, Héctor Cañete, demandó ayudas públicas «como las de Alemania, que da a cada establecimiento el 75 % de la facturación que ingresaron el mismo mes del año pasado», una moratoria automática de las carencias de los créditos ICO y la eliminación de la cláusula que impide despedir a un trabajador hasta pasados seis meses de la aprobación del ERTE. «La hostelería dice basta. No se nos puede seguir criminalizando cuando nuestro sector solo tiene el 3,5 % de los contagios y en Cataluña llevan quince días cerrados y a pesar de eso la curva está disparada», apeló el portavoz.

«Estoy facturando la mitad»

Emiliano MOuzo

Los comerciantes se resignan ante otro «golpe mortal» a sus negocios

La calle Real, las de los vinos, las zonas de las tiendas de moda o los grandes centros comerciales estaban ayer semivacíos. «Desde el viernes por la tarde estas no son nuestras calles, nunca las vi tan desiertas», declaró un empresario de la ciudad.

Y es que el cierre perimetral de A Coruña, con la consiguiente reducción de la movilidad, se dejó notar en el comercio «desde la misma hora en que Sanidade decretó la adopción de medidas restrictivas» para la lucha contra el coronavirus, subrayaron. Y se aprecia de forma «muy seria y negativa».

Seguir leyendo

También en A Coruña

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La hostelería de A Coruña se echa a la calle en busca de ayuda