El derribo de la chimenea de Sabón en un minuto

Naturgy resume en un vídeo los cuatro años que duró el desmantelamiento. Las obras costaron 5 millones de euros y permitieron reciclar 20.000 toneladas de los escombros

;
Así se desmanteló la chimenea de Sabón Así se desmanteló la chimenea de Sabón

A Coruña

El desmantelamiento de la chimenea de Sabón no fue una obra especialmente polémica, pero sí estuvo impregnada de cierta nostalgia por la desaparición de lo que fue todo un símbolo de la pujanza industrial de la comarca coruñesa. Los trabajos para el desmantelamiento de la central térmica duraron cuatro años, desde diciembre del 2015 hasta diciembre del 2019, cuando la gran mole de 200 metros de altura dejó de destacar en el skyline del polígono industrial arteixán. La empresa Naturgy confirmó que los trabajos fueron todo un hito, no solo porque ha sido la chimenea más alta de las que se han demolido hasta el momento en España (en realidad fueron dos, la otra de 70 metros de altura), sino también por la complejidad del proceso: «Las características y la amplitud de los trabajos han exigido una importante organización técnica. Más de 60 personas trabajaron en el proceso de desmantelamiento de los grupos» de la antigua central térmica, que comenzó a funcionar en el año 1972. El proceso, que se puede ver resumido en un vídeo secuencia de tan solo un minuto de duración, costó más de cinco millones de euros y una ingente tramitación administrativa. De hecho, Gas Natural Fenosa solicitó en el 2010 el cierre de los dos grupos antiguos. En el 2008 ya habían comenzado a funcionar el grupo de ciclo combinado con una potencia de 400 megavatios y el gas natural como principal fuente de alimentación energética.

Reciclaje de materiales

¿Pero qué ha pasado con todo el material del derribo? Según el plan de gestión integral de residuos de la empresa, se segregaron todos los materiales. Por un lado, los metales se valorizaron y se recuperaron como chatarra y el hormigón se recicló in situ, previo machaqueo, para rellenar el espacio que han dejado las antiguas instalaciones. También se valorizaron otros equipos para ser reutilizados en el ciclo combinado de Sabón y en otras instalaciones de la compañía. «Por lo tanto, Naturgy aplicó el principio de economía circular, aprovechando los recursos disponibles, reutilizando y reciclando todo lo posible y reduciendo la necesidad de traer material de relleno, por ejemplo», indicaron sus portavoces.

La empresa confirmó que en total «se reciclaron» 20.000 toneladas de residuos, de los cuales más de 14.000 toneladas son de hierro y acero. Otras 2.200 toneladas son de hormigón y casi 1.400 de materiales mezclados. Además, se extrajeron de la chimenea otras 800 toneladas de piedras, más de 360 de bronce y cobre, 100 de aluminio y 70 toneladas de madera, entre otros materiales.

Desmantelamiento de equipos

En una primera fase de los trabajos de demolición de la central térmica de Sabón, se retiraron primeros los equipos valorizables, como transformadores, generadores, condensadores e interruptores. A continuación se procedió al vaciado de los tanques con la retirada de los fluidos químicos (aceites, fuelóleo, etcétera...), así como de residuos varios.

Tras esa fase de vaciado de los tanques, se retiraron motores o bombas, depósitos, calentadores o tuberías, empezando por los que se encuentran en el exterior y siguiendo por los del interior de los edificios. Después se desmontaron las tuberías exteriores de las calderas y de las estructuras metálicas que soportan estos equipos. Por último, se procedió a la demolición de los elementos de obra civil (bancadas, muretes y algunos edificios auxiliares), incluyendo las chimeneas. Para retirar las tuberías externas de la caldera se cortaron y se bajaron a la cota del terreno con grúas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El derribo de la chimenea de Sabón en un minuto