¡Los bares, qué lugares!


No hay como el calor del amor en un bar

Los bares, qué lugares; tan gratos para conversar. No hay como el calor del amor en un bar». Quién no ha escuchado el estribillo de esta canción alguna vez. Somos bar porque somos fiesta, alegría, risas, conversación, flirteo, corazones rotos, lágrimas... «aquí me tiene bien clavado, soltando las penas en un bar; brindando por su amor...»; y, ¡cuarenta en bastos!... y negocios; exámenes aprobados y también un cero... y reencuentro y despedida y otra entrevista de trabajo; y, celtistas, colchoneros y un mundial de básquet y el oro olímpico de Carolina Martín y un penalti de libro. El ecosistema el que se cruzan miradas mientras suena Sultans of Swing: «... coming in out of the rain they hear the jazz go down...».

Somos bar porque... tres cañas, una Coca-cola y una de calamares. Los bares, como la infancia, son nuestra patria. Una patria que no precisa ni de pasaporte ni de tratados internacionales; locales en los que hemos pasado momentos inolvidables y eternos, tatuados para siempre en nuestras almas. ¡Seguimos siendo bar!. Francisco Javier Santos. Santiago.

 ¿Sería mucho pedir sentido común a la clase política?

La situación en la que nos encontramos se podría calificar como de muy grave, aunque los políticos, comienzan a darse cuenta aún ahora de ello; tarde mal y arrastro. También es triste que todas las soluciones posibles dependan siempre del carácter político de uno u otro partido o de la rivalidad entre ellos. Para dirigir un país como el nuestro, solamente pedimos a los representantes que hemos elegido que sean inteligentes y que sepan solucionar los problemas que nos afectan, sin mirar hacia los lados; sus lados -lo que quiere decir, los sustentos que les mantienen en el poder-. Gobernar a expensas de los apoyos que les fueron favorables para formar Gobierno y evitar una posible moción de censura o ganar unas próximas elecciones, es deplorable. Y tratándose de solucionar los problemas que estamos sufriendo hasta lo considero mezquino. Todo lo que está ocurriendo que no nos extrañe porque, leyendo los titulares de la prensa de hoy, se puede ver en uno de ellos:: «Chantaje al alcalde de Ponteceso». «7.200 euros se queres tranquilidade». ¿Esta es la política que queremos y los políticos que hemos votado? Que conteste el político o dirigente que tenga la conciencia tranquila o intranquila. Pío Pedreira. A Coruña.

También en A Coruña

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¡Los bares, qué lugares!