Miguel Agromayor, presidente de la Federación Provincial de Comercio: «Ahora tienes que estar 12 horas para vender lo que antes vendías en cinco»

Francisco Brea
F. Brea A CORUÑA

A CORUÑA CIUDAD

Miguel Agromayor, presidente de la Federación Provincial de Comercio
Miguel Agromayor, presidente de la Federación Provincial de Comercio EDUARDO PEREZ

26 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Miguel Agromayor, presidente de la Federación Provincial de Comercio, considera que «la gente sigue yendo a comprar», pero que el gasto está contenido porque «aunque ahora alguien esté bien económicamente, no hay nada seguro y no sabe qué podrá pasar en el futuro». Así, no ve una campaña navideña sencilla para el comercio local.

—¿Cómo se prevé que sea la Navidad este año?

—Está claro que la perspectiva podría ser mucho mejor, es una situación muy complicada.

—¿Qué puede hacer el sector para intentar salvar la campaña?

—No existe una panacea para conseguirlo. Se puede optar por los vales de compra o alguna medida que incentive al propio comerciante y al consumidor para lograr fidelizar al cliente. En A Coruña, por ejemplo, aún hay suerte por contar con el puerto, Inditex y tener universidad, aunque está claro que eso no llega.

—¿Podrían las Administraciones poner más de su parte para ayudar a las comerciantes?

—Todos los impuestos que se puedan sacar habría que quitarlos, porque, de lo contrario, ¿a dónde vamos? Está claro que las instituciones públicas tendrán menos ingresos, pero bueno. También podrían hacer las calles más atractivas y agradables, con higiene, seguridad e iluminación. Aquí el comerciante debería poner su grano de arena y, por ejemplo, cambiar el escaparate para hacerlo más llamativo. Así se podría conseguir animar a la gente, pero es evidente que la situación no es para nada sencilla.

—Más teniendo en cuenta el impacto que la crisis tiene sobre los negocios.

—Algunos gremios lo soportan mejor e, incluso, tras el confinamiento aumentaron las ventas, aunque ya bajaron. Ahora tienes que estar 12 horas para vender lo que antes vendías en cinco.

—Tampoco ayudará que cada vez que se producen repuntes de casos las restricciones varíen.

—Lo que genera el cambio de aforos o el no saber si se podrá abrir o se tendrá que cerrar es mucha incertidumbre. Creo que si no hubiera estos repuntes la crisis acabaría pronto, pero parece que se va a quedar con nosotros mucho tiempo.

—Y, probablemente, esta situación deje por el camino a varias empresas y autónomos.

—Dar pasos atrás provocará que comercios que ya estaban mal acaben cerrando. Y el problema también es ver dónde va a poder trabajar esa gente. Otros van subsistiendo como pueden. El que tenía dos empleados ahora se quedó con uno y el que ya tenía uno ve como no le queda más remedio que estar solo atendiendo el negocio. Y si hay más paro, son más personas que no pueden consumir. Es un pez que se muerde la cola.