Otro accidente en Alfonso Molina vuelve a colapsar los accesos al centro

Colas de dos horas volvieron a evidenciar la necesidad de ampliación de la avenida


A Coruña

A primera hora de ayer volvieron, por enésima vez, a colapsarse los accesos a la ciudad durante unas dos horas. Y todo por un accidente de poca entidad en Alfonso Molina, a la altura del desvío hacia San Cristóbal, en el que se vieron involucrados tres automóviles y en el que una persona sufrió heridas leves.

Esta persona fue atendida en primera instancia por los agentes del 092 desplazados a la zona hasta la espera de los sanitarios del 061. Finalmente fue trasladada a un centro médico.

La colisión múltiple ocurrió a las 8.30 horas de la mañana. Al parecer se debió a que un vehículo perdió líquidos oleosos convirtiendo la vía en una pista deslizante. Eso hizo que los que venían detrás no pudiesen frenar produciéndose el choque. Nada más registrarse la colisión, las retenciones no se hicieron esperar. Y pronto se convirtieron en extensas colas de vehículos.

Los conductores que viajaban hacia A Coruña por la N-VI ya comenzaron a sufrir retenciones a la altura de San Pedro de Nós. También hubo circulación muy lenta y con colas desde la rotonda del Che Guevara, por la carretera de las playas, y la vía de Fonteculler se vio completamente colapsada desde la altura de Acea de Ama. Las retenciones y el caos circulatorio también se extendió por la AP-9, más allá del kilómetro 7, a la altura del área de servicio de O Burgo.

Muchos conductores optaron por la alternativa de circular por la avenida de As Xubias para evitar el atasco de Alfonso Molina. Pero se demostró que esta vía tampoco tiene capacidad para soportar un volumen de tráfico semejante, por lo que rápidamente sufrió tráfico lento y colas.

La incapacidad de la avenida de As Xubias hizo que la avenida del Ejército sufriese, por efecto dominó, considerables problemas circulatorios, que se extendieron hacia Primo de Rivera, Linares Rivas y plaza de Ourense. Pero el problema se agudizó cuando un semáforo en esta zona sufrió una avería y perjudico seriamente el tránsito por la avenida do Porto, plaza de Mina y Juana de Vega.

Nada más producirse el accidente en Alfonso Molina, varias patrullas de la Policía Local acudieron de inmediato a la zona. Su primera actuación fue cortar los dos carriles centrales de la avenida. La medida sirvió para desplazar los tres vehículos implicados hasta el arcén, y para evitar que otros conductores circulasen por estos carriles afectados por el derrame de hidrocarburos.

Para sanear la extensa mancha oleosa tuvieron que acudir los bomberos. Los trabajos se prolongaron casi dos horas. Sobre las nueve de la mañana se pudo abrir uno de los dos carriles y a las 10.00 horas la vía quedó abierta al tráfico.

Un proyecto esperando desde el 2003 en los cajones de la Administración

Muchos conductores criticaron severamente «esta vergonzosa situación», indicó indignado Jorge, un chófer afectado. Cada vez que llueve se produce un accidente, «y es culpa de los conductores». Pero recalcó «que no es de recibo que A Coruña tenga accesos tercermundistas». La madre de Jorge no llegó a su cita médica en el Abente y Lago tras esperar un año por ella.

Y es que desde el año 2003 el proyecto de ampliación de Alfonso Molina lleva guardado en un cajón de la Administración. Varios ministros de Fomento varios alcaldes de la ciudad «no fueron capaz de ejecutar la obra», denuncian los conductores.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Otro accidente en Alfonso Molina vuelve a colapsar los accesos al centro