El Muro, líder en ventas de pesca fresca en España a pesar de la pandemia

Ya se subastaron 26 millones de kilos, por valor de 47 millones de euros


A Coruña

El Muro continúa siendo la primera lonja en el ránking en descarga de pesca fresca de España. En este caso por delante de la lonja de Vigo y de la de Burela, según indican los datos, aún no definitivos, de la Plataforma Tecnolóxica da Pesca. Y lleva siendo el primero desde hace un decada, según esa misma institución.

Desde el 1 de enero se llevan alijadas en la lonja de Linares Rivas más de 26 millones de kilos, por un valor de 47 millones de euros. Mientras, Vigo no supera los 23,5, y a Avilés, el tercer puerto español en el ránking, ya le saca 11,5 millones de diferencia. En el mismo período del año pasado, en el Muro se habían descargado 29,3 toneladas de pescado, algo más de 3.000 toneladas menos.

Y todo ello a pesar «de este raro año que estamos viviendo en todos los aspectos, y por supuesto el sector pesquero no es ajeno a ello», explica el presidente de la lonja, Juan Carlos Corrás. Y es que los efectos de la pandemia se dejaron notar de manera muy negativa. Corrás aclara que durante el confinamiento «los barcos estuvieron amarrados por exigencia del estado de alarma», por lo que el Muro dejó de recibir pescado y marisco.

Una vez levantado el encierro generalizado, la flota volvió a los caladeros, pero se encontraba y se encuentra «con graves problemas a la hora de comercializar sus capturas», explicó un armador. Las dificultades para viajar a otras comunidades españolas y a otros países «redujeron de forma muy importante las importaciones», explican varios mayoristas de la lonja coruñesa.

Pero la venta de pescado este año tiene otros inconvenientes. Uno de ellos, «y más cercano», son las limitaciones que tiene la hostelería. Los restaurantes son uno de los principales clientes del sector, «y el cierre y las restricciones hicieron que bajasen sus demandas», subrayó Corrás. 

Los comedores escolares

Lo mismo ocurrió con los servicios de cátering. La disminución en las celebraciones de bodas y otros eventos sociales y de negocio, y la regulación de los aforos, «menguó considerablemente las ventas». Y otro inconveniente fueron los seis meses que estuvieron cerrados los colegios, «por lo que la venta de pescado para sus comedores estuvo completamente parada», recalcó el presidente de la Lonja.

La bajada en algo más de 3.000 toneladas de descarga de pescado en el Muro con respecto al año pasado también hay que achacarla a la prohibición de capturar distintas especies por falta de cuotas, como la sardina, el jurel o la xarda. Igualmente se dejó notar el cierre «tan temprano» de la costera del bonito. «Pero aun así, nuestro puerto aguanta los envites de forma extraordinaria», destacó Corrás.

Pese a que el virus obligó a cambiar la operatividad del sector. Muchos barcos pararon por un tiempo indefinido, y otros salen a faenar de forma intermitente «porque en muchas ocasiones los precios en lonja no son rentables», subrayaron los armadores, tanto de bajura como de altura.

Otro de los aspectos que mantuvieron al Muro en cabeza de subastas de pescado y marisco fresco durante esta pandemia, «fue la adaptación de las instalaciones a las medidas de seguridad que requiere la situación». Desde el primer momento se desarrollaron los protocolos exigidos, «pero incrementados», por las autoridades sanitarias. 

Merluza, cigala y percebe

Juan Carlos Corrás destacó que el Muro continúa recibiendo «el mejor pescado y marisco fino del mar». Continúa llegando merluza del arrastre del día y del pincho «de nuestras aguas».

También se está recuperando la venta de cigala, y de todo el marisco propio de las aguas coruñesas, «pero especialmente el percebe», que hasta llega al Muro «desde Asturias», explico Israel, de Paco Moinelo, el mayor subastador del marisco rey de España. Hay que destacar, asimismo, «la buenísima campaña del bocarte», destacó Corrás.

Juan Carlos Corrás: «Éramos esenciales, teníamos que estar, y cumplimos»

m. s.

El presidente de la lonja de A Coruña dice que tuvieron que adaptarse de forma acelerada a las medidas de seguridad, pero ahora caminan ya hacia la normalidad

La declaración del estado de alarma el 14 de marzo pilló a los responsables de la lonja de A Coruña, «un poco a contrapié». Fue un fin de semana frenético pensando «en cómo aplicar todas las medidas de aislamiento social» y en que la actividad pudiese retomarse el lunes con normalidad, o al menos con la mayor normalidad posible. «Tenemos unos 400 o 500 compradores diarios, y esos primeros días fueron de mucha incertidumbre y adaptándonos un poco todos», explica el presidente de la lonja, Juan Carlos Corrás. La amenaza del virus obligó a hacer cambios rápidos: «Tuvimos que pasar a una forma distinta de venta, porque era muy complicado mantener esas medidas de seguridad, así que tuvimos que cambiar a lo que llamamos venta por encargo o venta on line. Creó algunos inconvenientes, pero nos fuimos adaptando bien. Estuvimos así dos semanas y luego volvimos al procedimiento anterior y fuimos implantando medidas, como la obligación de usar guantes o mascarillas o la toma de la temperatura corporal antes de entrar en el recinto de la lonja, y eso nos permitió recuperar esa subasta que teníamos suspendida. Actualmente se está subastando otra vez, no te voy a decir que en condiciones normales, pero sí subastando. Y esperando a ver si poco a poco se va recuperando la cosa y se van recuperando otros sectores importantes para nosotros», explica Corrás, quien calcula que la actividad está a un 30-40 %, como mucho a un 50 %. «Estamos muy afectados con el tema de los hoteles, la restauración, el turismo, los colegios,... y eso va a ir a más largo plazo», añade.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El Muro, líder en ventas de pesca fresca en España a pesar de la pandemia